Las Provincias

El Consell destina 3,4 millones al puente que unirá Torrent con el distribuidor comarcal

El puente actual que cruza el barranco de Chiva para acceder a la ciudad de Torrent. :: lp
El puente actual que cruza el barranco de Chiva para acceder a la ciudad de Torrent. :: lp
  • El proyecto se realizará en un plazo de tres años y solucionará los problemas de movilidad del acceso a la ciudad por la carretera de Picanya

La ciudad contará en un plazo de tres años con un nuevo puente que atravesará el barranco de Chiva y conectará la carretera de Picanya con el corredor comarcal de la CV-33 para descongestionar el tráfico en esta zona de Torrent. La Generalitat Valenciana ha concretado esta reivindicación histórica en los presupuestos de la conselleria de Obras Públicas para el próximo año con una dotación de 3,4 millones de euros.

El proyecto se realizará en un periodo de tres años que comenzará en 2017 con la redacción y los estudios geotécnicos y la licitación de las obras. Al año siguiente comenzará la actuación sobre el terreno en una primera fase con un presupuesto que ronda los dos millones de euros y que será el grueso de las obras para rematar en 2019 con el resto de inversión de la partida inicial.

Esta infraestructura cruzará el barranco a la altura del Bulevar del Motor y enlazará la Ronda del Safranar con el corredor comarcal, por lo que se aliviaría el tráfico de entrada a Torrent por la carretera antigua de Alaquàs. «Los vehículos podrán circular sin tener que entrar en el casco antiguo para dirigirse hacia el norte de la ciudad, a sectores como El Vedat», explicó ayer el alcalde, Jesús Ros, durante su encuentro quincenal con la prensa.

Ros también recordó que este puente «es una reivindicación histórica desde finales de los años 90», que luego se plasmó en un proyecto donde se contemplaban los problemas de acceso a la ciudad desde Valencia por Aldaia y Alaquàs.

En esos momentos se actuó en este itinerario ampliando el puente, pero sin llegar a conectar con el distribuidor con lo que se mantuvo el acceso original a través de varias rotondas y viales hasta cruzar el barranco y llegar a la rotonda situada en el cruce de las calles Gómez Ferrer, Picanya y Valencia, con capacidad insuficiente y donde se producen aglomeraciones de tráfico.

El alcalde explicó que «esta infraestructura tiene una gran trascendencia para la movilidad de la ciudad y mejorará sus comunicaciones». Ros insistió en que «pese a que ahora por fin la Generalitat mira hacia Torrent, vamos a seguir reclamando los proyectos que garanticen una mejora de la calidad de vida de la población» y que «seguiremos reivindicando otros proyectos históricos que durante años han quedado olvidados en los cajones», como por ejemplo el Palacio de la Justicia o el Hospital comarcal.

Zona lúdica

El primer edil también anunció en la rueda de prensa la creación de una zona recreativa en los actuales talleres que Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), tiene en Torrent y cuyas obras de acondicionamiento se iniciaron la semana pasada. La intención del consistorio es que este espacio sea similar a otras áreas que ya existen en La Marxadella o la Canyada del Conill, que por sus limitaciones al estar en plena naturaleza, no pueden disponer de los paelleros durante todo el año.

Los técnicos de FGV y del ayuntamiento están en conversaciones para redactar un convenio de cesión del terreno y la reconversión en este espacio. «Las expectativas son optimistas y la zona estará en simbiosis con el centro expositivo de FGV que está previsto en este almacén», señala Ros.