Las Provincias

Catarroja someterá a una cuestión de confianza los presupuestos de 2017

El alcalde, Jesús Monzó, con el concejal de Hacienda, Juan Martínez, y la edil Lorena Silvent. :: lp
El alcalde, Jesús Monzó, con el concejal de Hacienda, Juan Martínez, y la edil Lorena Silvent. :: lp
  • La decisión del equipo de gobierno obligará a los grupos de la oposición a plantear una moción de censura en un plazo máximo de 30 días

catarroja. La situación de gobernabilidad que se vive en Catarroja con un ejecutivo en minoría de Compromís y PSPV, después de que Guanyar decidiera romper el pacto hace un año, y un presupuesto prorrogado ha obligado al equipo de gobierno a plantear la aprobación de las cuentas anuales de 2017 por una «cuestión de confianza».

El consistorio sigue trabajando con una prórroga del presupuesto de 2015 al no encontrar el quórum suficiente para su aprobación en estos meses lo que ha puesto en una difícil situación el dotar de inversión las nuevas partidas como la de Turismo, el Port o Impulso Económico, creadas al principio de la legislatura.

Con el objetivo de evitar seguir un año más sin poder llevar a cabo las propuestas marcadas en los presupuestos, el ejecutivo ha anunciado esta decisión, dejando en manos de la oposición su aprobación, después de que Guanyar «declinara incluso estudiar el borrador», como señalan desde el ejecutivo.

Ante esta situación, el equipo de gobierno obligaría a PP, Ciudadanos, Guanyant y la edil del Grupo Mixto a ponerse de acuerdo entre ellos para presentar un candidato a la alcaldía, presentando una moción de censura, en un plazo máximo de 30 días, de no ser así, se aprobaría automáticamente.

«No estamos dispuestos a pasar otro año con presupuestos prorrogados porque las cuentas son el reflejo programático del pacto entre Compromís y PSPV», advierte el alcalde, Jesús Monzó, quien además, asegura sentirse «muy cómodo gobernando porque consensuamos los temas y tenemos una capacidad de negociación importante». «Es cierto que se pueden prorrogar un año más pero estaríamos en una situación de bloqueo», añade y asegura que «no tenemos miedo a esta decisión».

El concejal de Hacienda, Juan Martínez, insiste en que «está decidido» y remarca la opinión del primer edil de que «sin presupuesto, no tiene sentido que sigamos gobernando». En el documento ya elaborado se priman las políticas sociales y aumentan al máximo estas partidas y las de nueva creación, manteniendo la regla de gasto. Siguiendo la línea presupuestaria, en el último pleno, se aprobó una rebaja del IBI del 1,5 %, dejando el tipo impositivo del 0'699% al 0'677%. Esta disminución se debe a la propuesta del ejecutivo de repercutir en el recibo los 200.000 euros que se han recaudado, tras la revisión del catastro realizado por el Ministerio de Vivienda, con el fin de beneficiar a los vecinos.

El concejal de Hacienda, Juan Martínez, también destaca la bonificación en el impuesto del 95% a las sociedades musicales del municipio y la modificación de la tasa por ocupación de vía pública para las terrazas de los bares y restaurantes que, hasta ahora, no distinguía entre las cerradas y abiertas.

En la misma línea, la junta de gobierno ha aprobado una inspección tributaria que realizará una empresa a coste cero, con el fin de revisar el pago de las tasas como los vados o el uso del suelo, aire, o del subsuelo por parte de las empresas energéticas.