Las Provincias

Camposanto con vistas al mar

Un menor observa los mensajes de recuerdo a los difuntos en el punto desde el que se lanzan las cenizas. :: lp
Un menor observa los mensajes de recuerdo a los difuntos en el punto desde el que se lanzan las cenizas. :: lp
  • Familiares de fallecidos lanzan cenizas en la bocana del puerto de la Marina Real

En medio del debate que ha suscitado la prohibición del Vaticano de lanzar las cenizas en lugares no considerados como sagrados, los viandantes pueden econtrar en Valencia todo un camposanto con vistas al mar. Ese es el escenario que se pueden encontrar paseantes y turistas en las instalaciones de la Marina Real Juan Carlos I, donde se ha surgido de forma improvisada -y no autorizada- un enclave donde algunas personas lanza por motivos sentimentales la ceniza de sus queridos difuntos al mar.

Esta práctica se ha detectado junto a la bocana, por donde entran las pequeñas embarcaciones a la dársena del puerto, en la Marina norte. Algunos de los usuarios que utilizan este paso acuático para salir a alta mar confirman que en más de una ocasión han visto a familias lanzando las cenizas con los restos de la cremación de los difuntos al agua. De hecho, varios propietarios de embarcaciones con amarres en la zona explican que no es la primera vez que ven a personas lanzar pequeñas coronas o ramilletes de flores al mar en fechas señaladas como la de ayer, días de Todos los Santos.

Este camposanto improvisado se encuentra en el espigón y smuchos de los paseantes que acuden a la zona para ver de cerca el mar se pueden encontrarcon toda una serie de inscripciones en el muro que separa la zona de hormigón y la bocana. Inscripciones que son un homenaje a la memoria de sus seres queridos.

En realidad, este muro se ha convertido en una alternativa a las lápidas, porque son varios los familiares de fallecidos que no han dudado en inmortalizar su cariño en frases donde incluyen hasta la fecha del deceso.

Paseantes como María José C., que acudieron a esta zona del puerto para disfrutar del buen tiempo, explicaron que les sorprendió que la gente venga aquí «a tirar las cenizas y a poner frases de recuerdo. No sé si cuando se enteren las autoridades lo respetarán o lo eliminarán, pero no creo que tengan permiso para lanzar aquí las cenizas». Otra joven aseguraron que hace ya unos meses «me asomé en el muro, y en una de las esquinas vi hasta restos de cenizas que habrían salido de alguna urna».

Las inscripciones están realizadas en la mayoría de los casos con rotulador negro y, en menor medida, con tinta blanca correctiva de textos. En uno de los mensajes, por ejemplo, se puede leer «abuelo, gracias por formar esta familia. Gracias por los momentos mágicos que me has regalado». En otra, un hijo deja por escrito: «papá siempre te querré, aunque no estemos contigo».

También hay inscripciones de familias al completo, como por ejemplo, una que escribe: «Has sido un ejemplo de vida y amor. Te quieren tus hijos, abuelos y bisnietos». Y algunas incluyen mensajes de amor como: «Has sido lo mejor que me ha pasado en mi vida. Siempre te querré» e incluye corazones.

La postura del Vaticano

Precisamente estos hechos se producen, como ya apuntábamos, al tiempo que la Iglesia ha hecho pública la prohibición de esparcir las cenizas de los difuntos o de guardarlas en las casas. El Vaticano anunció la negativa en la instrucción 'Ad resurgendum cum Christo'. El texto fue aprobado por el papa Francisco en marzo, pero ha sido ahora cuando se ha dado a conocer.

Estos problemas se están registrando por una falta de regulación, como ya alertan las empresas funerarias. En poblaciones como Xábia, por ejemplo, en la ordenanza municipal, ya se recoge la condición de que las urnas en las que se depositan las cenizas tienen que ser biodegradables.

La costumbre de lanzar als cenizas al Mediterráneo, en cualquier caso, está tan arraigada que se presume difícil el poderla erradicar.