Las Provincias

El Puig repoblará La Patà con más de mil árboles y arbustos

La presentación del proyecto de reforestación a entidades y vecinos, ayer tarde. :: lp
La presentación del proyecto de reforestación a entidades y vecinos, ayer tarde. :: lp
  • Los expertos descartan replantar pinos y optan por especies autóctonas para recuperar la imagen que tuvo la montaña siglos atrás

El rescate de la montaña de La Patà de El Puig, tras la tala masiva de pinos por la virulenta plaga de Tomicus, comenzará el próximo año con la inclusión de una partida específica en los presupuestos municipal para repoblar el principal pulmón verde del municipio. El consistorio trabaja de lleno en el programa de reforestación que empleará más de mil árboles y arbustos, además de 1.656 plantas aromáticas, para devolver el verde a la montaña. Numerosos vecinos acudieron ayer al consistorio para conocer de cerca el proyecto de regeneración. Pero no se volverán a plantar pinos. Los expertos e historiadores quieren recuperar el aspecto original que tenía la montaña, mucho antes de la plantación masiva de coníferas que realizó el Plan Nacional de Repoblación a mediados del siglo XX.

El historiador Julio Badenes señala que el pino «es una especie totalmente inadecuada para este tipo de terreno de rodeno, con un perfil de suelo muy pobre en materia orgánica, en donde aflora inmediatamente el manto rocoso que dificulta el crecimiento del pino».

«Cavanilles ya hablaba en sus escritos de la existencia de olivos y algarrobos y, por tanto, de la ausencia de pinos y el objetivo es recuperar esa antigua postal. Se plantarán olivos, algarrobos, carrascas y moreras, entre otras muchas especies autóctonas».

Según explicó ayer el concejal de Medio Ambiente, Vicent Porta, «el objetivo es dotar la actuación de presupuesto el año que viene para que la reforestación de La Patà y Santa Bárbara sean una realidad en esta legislatura. El primer paso ha sido trasladar y explicar los detalles del proyecto a vecinos y asociaciones para que puedan realizar también sus aportaciones». «Si las ideas que se aportan en estas sesiones participativas son técnicamente posibles y positivas, se incluirán en el proyecto final de reforestación», destacó el representante de Compromís.

La superficie disponible para la revegetación será de 41.300 metros cuadrados, pues se restará la superficie de protección del Castillo y las trincheras, además de la zona afectada por chumberas, que también requerirá un plan de eliminación por su carácter invasivo.