Las Provincias

Mislata crea un banco de ADN canino contra las heces en la calle

  • Las sanciones a los propietarios que ensucien la vía pública van desde los 100 euros por orinar en el mobiliario urbano hasta los 300

Los propietarios de perros que no recojan los excrementos depositados en las calles de Mislata ya no podrán escapar a la sanción ya que, partir del próximo año, un análisis de ADN permitirá asociar las heces con el infractor. Con esta iniciativa, Mislata es el segundo municipio de l'Horta, el primero fue Alboraya, en poner en marcha el censo genético de los animales de compañía a partir de una sencilla analítica de sangre o saliva que los dueños están obligados a realizar, tal como establece la ordenanza municipal de Tenencia y Protección de los Animales Domésticos.

Las multas van desde los 100 euros por orinar en el mobiliario urbano, los 200 euros por no recoger las deposiciones fecales o los 300 por dejar que los animales orinen o defequen en áreas de juegos infantiles. Además, los propietarios que no tengan censados a sus perros recibirán una sanción de 300 euros y un plazo máximo de un mes para hacerlo de forma obligatoria. La concejalía de Sanidad ha puesto en marcha la campaña 'El sí lo haría', con el subtítulo 'No te hagas el despistado, te seguiremos la pista', para informar de la obligatoriedad de inscribir a los canes en el censo municipal, en caso de que aún no lo hayan hecho, antes del 31 de diciembre, de forma gratuita y, pasado este plazo, con cargo al dueño.

Una vez censados, el ayuntamiento les informa del proceso que deben seguir y que, como explica la concejal del área, Maika Tarín, «simplemente tienen que acudir a un centro veterinario colaborador y realizar, de forma rápida y sencilla, una extracción de sangre. En el caso de ejemplares de pequeño tamaño, se obtiene una muestra de saliva».

El censo servirá para poder asociar los excrementos hallados en la vía pública con el propietario responsable. El personal de la limpieza viaria que detecte la infracción recogerá una muestra y se enviará al laboratorio, donde los resultados se confrontarán con el banco genético para identificar al can. Para que el procedimiento tenga validez, la Policía Local garantizará la cadena de custodia, desde la recogida hasta su llegada al laboratorio.