Las Provincias

Vendedores del mercado de Alfafar denuncian que se incumple la normativa

La fachada principal del mercado municipal de Alfafar. :: a. d.
La fachada principal del mercado municipal de Alfafar. :: a. d.
  • Las instalaciones municipales carecen de contenedores orgánicos, baños adaptados para minusválidos y zona de carga y descarga

Vendedores del mercado municipal de Alfafar han denunciado las «deficiencias» de estas instalaciones con las que tienen que lidiar a diario. Las quejas se centran la «falta de mantenimiento» que ha sufrido el recinto en los últimos años y critican que la administración local «se centre en las grandes superficies en vez de apoyar a los comerciantes locales».

A pesar de que en la normativa municipal se especifica que «los servicios de carga y descarga se realizarán dentro del horario señalado y en los lugares y accesos establecidos a dicho fin», los vendedores advierten que «no tenemos estas zonas delimitadas» y que, en alguna ocasión, «se nos ha multado por dejar el vehículo en las puertas del recinto para descargar mercancía».

También, respecto a la ordenanza de uso de las instalaciones, los comerciantes denuncian «irregularidades» en la subasta de los puestos, que han presentado ante el ayuntamiento en forma de instancia.

«Hace un mes se subastó una parada y ni siquiera han esperado los diez días para el plazo de alegaciones que marca la normativa», advierte el denunciante.

Por otra parte, algunos de los vendedores, de los diez que actualmente ocupan las paradas, protestan por lo que consideran «falta de servicios» en el propio de recinto, a pesar de que no se recogen en la normativa que rige el mercado. Una de las principales deficiencias es que los cuartos de baño «no están adaptados para minusválidos y ni siquiera puede entrar una persona mayor que use andador porque no cabe por las puertas», señalan estas fuentes.

De igual forma, critican que «no haya un botiquín» y que los contenedores más próximos «estén a 300 metros y tampoco hay para restos orgánicos». «No puede ser que estemos pagando un mantenimiento cada tres meses y no tengamos estos servicios mínimos», señalan y recalcan que el mercado «está realmente olvidado».

De hecho, la última reforma es de 2002 aunque el actual equipo de gobierno colocó el sistema de climatización en las instalaciones el año pasado, respondiendo a una larga demanda de los usuarios y vendedores del recinto.

Por su parte, la concejal de Mercados, Amparo Sanjuán, advierte que «desde el principio de nuestra legislatura, hace cinco años, se ha respetado el reglamento y se trabaja para mejorarlo día a día».

Sanjuán insiste en que «siempre hemos apostado por el mercado municipal, por eso, cuando llegamos en 2011 y vimos el estado lamentable en el que estaban sus instalaciones decidimos trabajar para que volviese a ser lo que era antiguamente, un lugar donde comprar alimentos frescos y de primera calidad».

En cuanto a inversiones, la concejal destaca la climatización de las instalaciones y la organización de eventos para su difusión y participación de la ciudadanía, y cursos, «como el de marketing para mejorar los puestos y sus ventas», entre otras acciones.

Además, advierte que desde la concejalía «se ha aconsejado a los vendedores desde siempre que se agrupasen como asociación de comerciantes para que pudiesen optar a subvenciones y poder así seguir mejorando las instalaciones para no depender únicamente del presupuesto municipal».