Las Provincias

Un operario recoge una bolsa de captura de procesionaria. :: lp
Un operario recoge una bolsa de captura de procesionaria. :: lp

Paterna instala trampas sin insecticida para atajar la procesionaria en 14.000 pinos

  • Los técnicos han colocado bolsas, en las que quedan atrapados los insectos, en pinadas de La Canyada, Parque Central, el polígono Táctica y Bovalar

Paterna ha colocado cerca de medio centenar de trampas en diversas pinadas del municipio para combatir la procesionaria. Se trata de bolsas que no contienen insecticidas ni productos químicos. Los machos de esta especie caen en los receptáculos y «acaban muertos por el calor o por inanición».

Los técnicos han instalado estos puntos de recogida especialmente en La Canyada, con una docena de trampas, pero también las han colocado en el Parque Central, en el polígono industrial Táctica y en el barrio de Bovalar, con otras doce unidades.

Los especialistas se encargan de revisar las trampas y efectuar los conteos periódicos de las capturas para detectar la evolución y los picos de población de procesionaria. Normalmente estos sistema se utilizan cuando las densidades poblacionales de esta plaga no son demasiado altas.

Entre los meses de octubre y noviembre también se efectúan tratamientos biológicos complementarios en pinos públicos mediante 'Bacillus thuringiensis', una bacteria que se descompone por acción de los jugos intestinales de las orugas y que ataca al sistema intestinal del insecto, produciendo el cese de la alimentación.

Los servicios técnicos de Paterna tratarán esta temporada «en torno a 14.000 pinos, 4.000 más que el año pasado», destacan desde la corporación paternera. Las intervenciones se han desarrollado en todos los barrios, pero los tratamientos han sido más intensivos en puntos de La Canyada, La Coma, Terramelar y en áreas del casco urbano, como la avenida Europa, parque de Alborgi o Parque Central.

Estos sectores son los que cuentan con mayor número de extensas pinadas, aunque cedros y abetos también pueden ser afectados, por lo que suelen recibir el mismo tratamiento biológico como medida preventiva.

La presencia de esta plaga en parques infantiles u otras zonas públicas supone siempre un problema pues las orugas y sus nidos contienen pelos urticantes que si se tocan pueden provocar serias inflamaciones y ronchas en la piel, lo que amenaza la seguridad de niños pequeños y perros sobre todo.

Jabón ecológico

No es la única guerra que Paterna tiene declarada. Desde hace meses, el ayuntamiento está tratando más de doscientos ficus con jabón ecológico para atajar la plaga del insecto Psylas.

Los técnicos de jardinería están desarrollando dos métodos alejados de los tratamientos químicos sistémicos. El primer paso es cortar de manera selectiva las hojas sobre las que hay depositadas las cubiertas algodonosas que crea este insecto cuando es una larva.

El segundo plan de choque consiste en lavar cuidadosamente todos estos residuos que deja con detergente ecológico y jabón potásico. Los trabajos que está desarrollando la empresa pública Gespa son sólo físicos y ecológicos para combatir el avance de este insecto asociado a esta especie arbórea que, debido a las condiciones climáticas actuales, ha experimentado un repunte en numerosos puntos de la Comunitat Valenciana.

Los más de dos centenares de ficus que hay en Paterna y que están plantados en alineación se sitúan, principalmente, en las calles Primero de Mayo, Orenga o en Valterna Norte, aunque también hay ejemplares en el Sector 6, Bovalar y en La Canyada.

La sintomatología algodonosa muy abundante por toda la copa del árbol sirve de cubierta protectora al propio insecto y es la que, precisamente, obliga a intervenir a los expertos. En los Ficus microcarpa este daño «indirecto es el más común, reduciendo gravemente su valor ornamental y estético».

Tampoco se puede dejar avanzar al insecto porque en fases más desarrolladas este ejemplar, que es como una cigarra del tamaño de un mosquito, «puede resultar molesto en poblaciones altas», tal y como señalan desde la corporación paternera. Por otro lado, técnicos municipales llevaron a cabo una suelta de insectos para control biológico de plagas en zonas de arbolado de alineación y viario. Concretamente la especie utilizada fue una variedad de la familia de las chinches, que se comporta muy bien en el control de las plagas de Psylas.