Las Provincias

Los agentes de policía de Meliana dejarán de cobrar las multas y hacer bandos

  • Los sindicatos reclaman al ayuntamiento el cobro de las horas extras en servicios que no se corresponden con sus funciones

Los agentes de la Policía Local de Meliana dejarán de cobrar las multas y la retirada de vehículos por la grúa en metálico, si el consistorio persiste en su negativa de «no pagar los servicios extraordinarios que por actos o festividades excedan de la jornada laboral habitual» o de funciones «que no les corresponden», tal y como denuncian los sindicatos.

«No tenemos la obligación de cobrarlas porque el quebranto de monedas no es función policial y es una cuestión de Intervención. Hasta ahora lo hemos hecho por deferencia para los vecinos cuando venían a pagar en metálico para no hacerles volver», explican.

Además, entre estas funciones también están la de efectuar los bandos de defunción, los traslados de personas en el vehículo patrulla, los cierres y aperturas de los parques o la entrega de notificaciones administrativas que no sean judiciales. A estas se les suma la gestión de la ocupación de la vía pública, el registro general de documentos del ayuntamiento, el recuento de vados o el acompañamiento al coche fúnebre desde la iglesia hasta el cementerio.

La entidad sindical ha solicitado al alcalde que ordene a la jefatura, en un plazo de 15 días, que se dejen de realizar estas funciones y, en el caso contrario, advierten que se tomarán «las pertinentes medidas judiciales» porque no descartan llegar a los tribunales.

Esta decisión se ha tomado después de que el alcalde y concejal de Seguridad Ciudadana, Josep Riera, «dejara de pagar estos servicios», señalan los agentes. «En la anterior legislatura, estas horas se pagaba mediante gratificaciones y productividades porque están prohibidas por ley», advierten y remarcan que «otros funcionarios sí cobran este tipo de funciones sin haber pasado por una mesa de negociación, mientras que los policías que los acompañan no», lo que consideran un «agravio comparativo».

En este sentido, recriminan a Riera que solo haya convocado tres mesas de negociación en sus 18 meses de mandato. «Hemos intentado hablar con él pero sólo se ha sentado con nosotros una vez», advierten y añaden que «hemos presentado 25 escritos en estos meses con nuestras reivindicaciones sin obtener respuesta».

Por su parte, el alcalde, explica que «tanto la Relación de Puestos de Trabajo como las productividades están limitadas por ley» y que su predecesor en el cargo «les había hecho promesas sin contar con una base presupuestaria», remarcando que «no hemos quitado nada de lo que había».