Las Provincias

Manises regula las bodas civiles para evitar que el servicio se vuelva a desbordar en agosto

El incremento de la demanda para la celebración de matrimonios civiles en Manises que en algunos periodos, como en el mes de agosto, desbordaba el servicio, ha hecho que el ayuntamiento apruebe una ordenanza para regular su funcionamiento en la que se prima a los vecinos. La nueva normativa obliga a los novios a presentar la solicitud con una antelación mínima de un mes de la fecha de la boda. Las ceremonias que se celebren en la sala de plenos del ayuntamiento tendrán un horario de 10 a 2 de la tarde y seguirán siendo gratuitas pero para los no residentes en Manises, se reservan únicamente los lunes no festivos. Los empadronados en el municipio podrán escoger cualquier día, menos los fines de semana.

En cuanto a las bodas en la Casa de la Cultura, los novios deberán abonar una tasa establecida por el uso y, al menos uno de ellos, deberá estar empadronado con una antigüedad de seis meses mínimo. En este caso el horario se establece los sábados de diez de la mañana a ocho de la tarde.

El alcalde, Jesús Borràs, señala que esta regulación es porque «en periodos como el mes de agosto se desbordaba ya que muchas parejas que no se podían casar en sus pueblos y debían abonar una tasa, decidían casarse aquí donde no tiene coste y sí se casa en ese mes».