Las Provincias

«Mi hijo quiere ir a clase y no puede»

Manuel y su madre,Chelo, en su domicilio . :: lp
Manuel y su madre,Chelo, en su domicilio . :: lp
  • El centro del Patronato Intermunicipal no concedió una de sus vacantes a Manuel por suponer una «carga económica» para ellos

  • Manuel se queda sin plaza en el centro Francisco Esteve al que ha ido desde pequeño

Manuel tiene 21 años y a diferencia de otros jóvenes de su edad lo que más le gusta es ir a clase, pero a finales de septiembre aún no tiene a donde ir. Manuel sufre una discapacidad psíquica grave y desde pequeño va al Colegio de Educación Especial del Patronato Intermunicipal Francisco Esteve de Paterna.

Este centro permite la escolarización de niños, que como Manuel requieren de una atención especial con un tipo de necesidades educativas. El colegio acoge a niños de 3 a 20 años, por ello Manuel termina esta etapa y comienza una nueva en un Centro de Día, lo que supone un cambio importante en su vida. La madre de Manuel, Chelo, solicitó una plaza en aquel que pertenece al Patronato.

En el momento en el que Chelo realiza la solicitud hay dos vacantes y tres usuarios. Asegura que realizó la solicitud «con mucha antelación pensando que si mi hijo estaba a gusto también lo estaría en el Centro de Día, porque conocen su caso y él estaría con sus compañeros de siempre».

Los otros dos usuarios entraron y Manuel no. Su madre exigía que Manuel estuviera acompañado por una persona de apoyo. Se solicitó un informe técnico a directores y a la tutora del propio centro Francisco Esteve y ambos coincidieron en la necesidad de ese apoyo para el joven.

En un documento firmado por la Presidenta del Patronato Intermunicipal, del mes de febrero de este mismo año, se reconoce que la decisión fue tomada desde dirección alegando que «no pueden asumir esa carga», añadiendo que «si pasa al centro de día habría que dotar una partida económica para darle ese apoyo» que el Patronato calculó que ascendía a 20.000 euros anuales.

Sin embargo, desde la Junta Directiva de esta asociación insistieron a LAS PROVINCIAS, que «la decisión última la toma Consellería», llegando a repetir en varias ocasiones que «aunque Consellería pide una valoración al centro, en última instancia la decisión de asignar las plazas es de Consellería».

«Lo que han hecho es discriminar a mi hijo por tener una necesidades específicas, alegando que no tienen dinero cuando en reuniones posteriores aseguraron que gracias al buen funcionamiento del centro iban a rehabilitar otro espacio en Paterna». A pesar de la negativa, Chelo, lejos de tirar la toalla, solicitó otra plaza a Consellería. «Me comuniqué directamente con Consellería, al ver que mi hijo se quedaba en la calle», explica. «Me prometieron una plaza en Aldaia que estaba en trámites y nunca llegó, lo cierto es que mi hijo cada vez está peor».

Manuel ha sido diagnosticado por la Unidad de Salud Mental de Manises «con alteraciones de conductas», en un informe realizado este mismo mes en el que se especifica que «estas conductas agresivas se han agravado coincidiendo con el tiempo en que ha dejado de tener tratamiento institucional», desde que acabó el colegio.

Desde Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas aseguran que «hace dos años se le ofreció una plaza en el Centro de Día del Patronato Francisco Esteve, la cual rechazó porque prefirió apurar la edad escolar que permitía el colegio, es decir hasta que cumpliera los 20 años. Este año, en agosto, se le deniega la plaza de este mismo centro porque ya no quedan plazas y en septiembre se le ofrece una plaza en Picassent que fue rechazada».

Lo cierto es que Manuel lleva un mes en casa. «Intenté meterle en un centro privado, pero no aceptaban a personas menores de 50 años» dice Chelo, «él no me pide un móvil nuevo, ni unas zapatillas, me pide ir al colegio y no se lo puedo dar».