Las Provincias

Catarroja elevará al pleno rescindir el contrato con la empresa de los fotorrojos

El alcalde de Catarroja, Jesús Monzó, ha hecho pública su intención de llevar al pleno la rescisión del contrato con la empresa de los fotorrojos en los semáforos que sigue levantando las críticas entre los vecinos. La máxima autoridad municipal está a la espera de que la empresa certifique la «no manipulación de las imágenes» en las que se detecta la infracción de saltarse un semáforo en rojo, al carecer de la medición metrológica, además del informe de la dirección general de administraciones locales.

Esta decisión llega después de que el consistorio haya recibido la respuesta de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), en la que se advierte de que en el caso de que el alcalde no firme las sanciones «se puede incurrir en prevaricación». Una cuestión que ha ratificado el informe realizado por la secretaría municipal y por la Mancomunidad de l'Horta Sud y que ha obligado a Monzó a rubricar el cerca de un millar de multas pendientes.

El alcalde matiza que la contestación de la FVMP no entra a valorar la disconformidad de sentencias que hay a favor y en contra de las multas, ya que argumenta que «solo afecta a los denunciantes y no a la globalidad del contrato».

No obstante, la intención del ejecutivo es la de buscar incumplimientos técnicos y administrativos por parte de la empresa que impliquen la rescisión del contrato y en última instancia que resuelva el pleno. Uno de estos podría ser la negativa de la mercantil al cambio de cámaras solicitado por el consistorio hace unos meses y que todavía no se ha llevado a cabo.

Monzó asegura «sentirse solo ante esta situación», ya que el resto de alcaldes que también se sumaron a la iniciativa de la Mancomunidad de colocar las cámaras en los semáforos no se pronuncian sobre esta situación.