Las Provincias

Agreden a dos empleados del cementerio de Manises

Los afectados protestan ante la Conselleria. :: lp
Los afectados protestan ante la Conselleria. :: lp
  • La falta de un acuerdo por el cambio de la titularidad de los nichos aumenta las tensiones entre las familias, la parroquia y el consistorio

Dos empleados del cementerio de Manises sufrieron agresiones por parte de «usuarios exaltados» por las tensiones surgidas en torno a la polémica que se ha generado por cambios de la titularidad de los nichos del camposanto.

El pasado martes la Plataforma de Afectados del Cementerio celebró una asamblea en la que dejaron claros sus objetivos de modificar el reglamento actual, ante el cual la Parroquia San Juan Bautista se acogió para la gestión de los nichos, por lo que las familias tendrían títulos de cesión a treinta años.

Desde el Ayuntamiento de Manises aseguran estar dispuestos a «dialogar con todos los ciudadanos y a escuchar sus propuestas de cualquier tipo», por lo que no descartan «modificaciones en la normativa».

El conflicto parece tener más frentes abiertos. A nivel político entre el partido en el gobierno y la oposición, ya que desde el consistorio se insiste en que «este equipo de gobierno no va a permitir que ningún grupo político manipule, utilice y juegue con los sentimientos de las personas afectadas para obtener un dudoso rédito político».

La asamblea

Por otro lado, piden que el conflicto se reconduzca al ámbito «privado o público en el que realmente deba resolverse» y que por tanto, ambas partes puedan llegar «a un acuerdo».

Asimismo el motivo de la asamblea pública llevada a cabo por la asociación del afectados es informar sobre la pugna con los responsables de la parroquia que gestiona el cementerio a aquellas personas que puedan estar en esta situación. Del mismo modo, critican la «falta de transparencia y la poca sensibilidad hacia los usuarios».

Actualmente el camposanto municipal se rige por el Reglamento para el Régimen y Gobierno del Cementerio, aprobado en el pleno en noviembre de 2007.

En este punto se abre otro de los frentes, esta vez entre el Consistorio y la asociación, ya que al parecer algunos participantes de la asamblea recriminaron al actual partido en el Gobierno haber votado a favor de la aprobación de este reglamento en la sesión plenaria de entonces.

El ayuntamiento expresa su rechazo ante la afirmación y asegura que «fue aprobado definitivamente en noviembre de 2007 únicamente con los votos a favor del Partido Popular y los votos en contra del resto de partidos».

También reconoce que «el reglamento en cuestión es imperfecto y puede mejorarse usando los cauces legales, pero no ha generado ningún conflicto durante su vigencia», ya que considera que «no es admisible que se pretenda crear un problema general, a partir de cuestiones individuales».

La complejidad de la situación ha terminado por agravar las consecuencias. Debido a la falta de un acuerdo entre las partes, el pasado domingo fueron agredidos dos trabajadores del cementerio. Mientras se espera la posibilidad de llegar a un acuerdo o una vía de solución, las acusaciones entre las distintas partes se suceden.