Las Provincias

Paterna inicia la mayor actuación en La Vallesa en 20 años para recuperar la zona quemada

  • El plan de limpieza, poda y clareos permitirá actuar sobre casi medio millón de metros cuadrados en un perímetro con alto riesgo de incendio

La zona de La Vallesa que asoló el fuego en 1994 se someterá en unas semanas a un intenso plan de choque para limpiar y clarear 45 hectáreas de terreno con alto riesgo de incendio por la densidad vegetal acumulada durante años. De hecho, esta es la mayor intervención de desbroce que se realiza en este perímetro en dos décadas.

«Estamos ante una actuación histórica, puesto que es la primera vez que se intervine en esta zona desde que se produjo el incendio, ya que hasta ahora tan sólo se había realizado pequeños trabajos sobre una hectárea de terreno», en colaboración con la Brigada del Parque natural y la Coordinadora en Defensa de los Bosques del Turia», explicó ayer la concejal de Medio Ambiente, Nuria Campos.

El ayuntamiento destinará una partida inicial de 115.000 euros procedentes del llamado Fondo para la Conservación y Mejora de los Espacios Forestales de Paterna, al que aportan dinero las compañías eléctricas que realizan trabajos de mantenimiento bajo los tendidos eléctricos en suelo forestal, como es el caso de Red Eléctrica, por ejemplo.

Carga de fuego

Los trabajos de clareo, desbroce y poda comenzarán en unas semanas. El ayuntamiento está ultimando la contratación y posterior ejecución de los trabajos correctivos en este punto del paraje, que disminuirán «la densidad y continuidad vertical u horizontal de la vegetación mediante el desbroce del matorral y, en consecuencia, reducirá la elevada carga de fuego y el riesgo de incendio que contiene la masa forestal de esa zona», minimizando la propagación de incendios y facilitando su extinción si se produjeran.

Durante años, la falta de mantenimiento sólo ha permitido que crezcan pinos de forma desordenada, excesivos ejemplares por metro cuadrado, «pimpollos débiles que no se han podido desarrollar de forma adecuada».

La masa forestal es tan compacta que abundan especies arbóreas subdesarrolladas, «que han crecido de forma densa y abigarrada, con poca biodiversidad de especies vegetales, pero con una importante carga de fuego».

Los trabajos en este perímetro del Parque Natural realizarán una especie de criba que permitirán que sigan creciendo los ejemplares más fuertes y sanos. Los efectos que dejó el incendio, la extrema sequía de los últimos años y el virulento avance de las plagas, especialmente el tomicus y la procesionaria, han convertido este paraje boscoso en «un peligroso mar de pimpollos», considerado por los expertos como «puro combustible».

De este modo, el desbroce y los clareos afectarán en total a cerca de medio millón de metros cuadrados. Los técnicos tendrán que eliminar árboles de bajo porte pero también los que presenten malformaciones o estén enfermos.

La limpieza «favorecerá el crecimiento de los árboles y la diversidad de especies en la zona, potenciarán el desarrollo natural de la pinada y contribuirán a preservar las especies vegetales singulares y protegidas», destacó Campos. Los trabajos tendrán una duración de seis meses.

En agosto de 1994 una amplia zona de pinar de La Vallesa quedaba arrasada por las llamas. El fuego destruyó «prácticamente la totalidad del arbolado». Desde esa fecha hasta la actualidad, le vegetación arbórea y arbustiva ha crecido y repoblado la zona quemada de La Vallesa pero «sin ningún tipo de cuidado ni actuaciones correctivas, dando lugar a una extensión donde la vegetación ha proliferado de forma densa, con ejemplares de pino de escasa talla debido a la intensa competencia entre elementos cercanos». En total, la intervención afectará a 179 parcelas de bosque, según recoge el pliego de condiciones.

Las funciones de dirección, inspección y vigilancia necesarias para la correcta ejecución de los trabajos las realizarán de manera coordinada los servicios técnicos del Parque Natural del Turia, con los servicios técnicos del ayuntamiento. Los trabajos se realizarán con maquinaria muy específica y limitada ya que se actuará sobre una zona con elevado riesgo de incendio. La mayoría de la intervención se efectuarán de manera manual y en horario diurno para aprovechar la luz natural.