Las Provincias

Casi 30 autobuses de la EMT cubren la ruta de Alboraya, Moncada, Paterna y Vinalesa

La comitiva de representantes que ayer viajó en la línea 31, que amplía la ruta de Alboraya. :: lp
La comitiva de representantes que ayer viajó en la línea 31, que amplía la ruta de Alboraya. :: lp
  • El servicio metropolitano comienza a funcionar para sorpresa de muchos usuarios de la red, con frecuencias medias de paso de diez minutos

Los viajeros que ayer se subieron a la línea 31 de la EMT, camino a La Patacona, compartieron asiento con una buena noticia. La reclamada ampliación de la ruta pilló por sorpresa a la mayoría de usuarios. «No tenía ni idea pero la verdad es que es una mejora importante que estábamos esperando desde hace mucho tiempo. Sobre todo, la gente mayor», comentaba Luis, en pleno trayecto. Los vecinos que querían acudir al centro de salud de La Patacona, la residencia de ancianos, o el instituto tenían por delante una caminata de 1.200 metros que desde ayer cubren tres nuevas paradas de autobús.

Alboraya, Moncada, Vinalesa y Paterna recibieron ayer los primeros autobuses rojos, un día después de la firma del convenio de cesión de competencias firmado entre la Conselleria de Obras Públicas y el Ayuntamiento de Valencia para recuperar y ampliar estos servicios, «eliminados unilateralmente por el antiguo gobierno del PP en 2012», según resaltó la consellera, María José Salvador.

Casi 30 autobuses de la EMT cubren desde ayer diariamente estas rutas metropolitanas, con frecuencias medias de diez minutos. A la prolongación de la línea 31 en Alboraya, se suma la 26 de Moncada y la consolidación de la 62 hasta Terramelar, en Paterna, junto a la 16 de Vinalesa.

La responsable de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador; el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Valencia y presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi, y el alcalde de Alboraya, Miguel Chavarría, realizaron ayer el recorrido ampliado de La Patacona, acompañados por representantes de otras poblaciones como Paterna, medios de comunicación y representantes vecinales, coincidiendo además con el Día sin Coche.

Salvador destacó que el gobierno valenciano está «en la senda de la recuperación del transporte público», «después de 20 años de abandono por el antiguo gobierno». «Nosotros, desde el minuto cero, hemos trabajado de manera conjunta en una solución integrada y definitiva para todo el área de Valencia». El siguiente paso es poner en marcha la Autoridad Metropolitana del Transporte, que entrará en funcionamiento en el primer trimestre de 2017, para «exigir con más fuerza la subvención al Gobierno central para poder conseguir la zona tarifaria integral en toda el área metropolitana». Mientras tanto, «hemos querido dar una solución a estos municipios».

El presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi, señaló que «seguiremos trabajando con ganas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Ahora son cuatro poblaciones pero trabajaremos para que sean más». En este sentido, señaló que ya se trabaja para que la EMT llegue hasta la localidad de Sedaví. «Hay una tramitación legal de las competencias y se deben firmar unos acuerdos bilaterales que requieren un tiempo», respondió para hablar de posibles plazos.

El alcalde de Alboraya, Miguel Chavarría, mostró su «alegría» por la ampliación de la línea de La Patacona. «Llevamos cuatro años esperando y por fin se ha conseguido. Era un recorrido que hacía muchísima falta por la cantidad de personas que tienen que llegar hasta el instituto, el centro de salud o la residencia de mayores, así que hoy es un día para estar muy satisfechos». También señaló la voluntad de «continuar las conversaciones porque en Alboraya tenemos también la línea 70, que se queda en las puertas del municipio». Chavarría resaltó que este es un primer paso para «enlazar un área metropolitana cada vez más amplia, algo que se tiene que conseguir con el trabajo de todos».

Algunos vecinos explicaban ayer que «gente mayor ha acabado vendiendo pisos en la playa al no disponer de conexión de autobús hasta aquí. Ir al médico o a la compra y tener que caminar un kilómetro es un problema y más en pleno verano, por ejemplo. Muchos vamos a comprar a la Malvarrosa y que te deje el autobús casi en la puerta de casa, va a ser un adelanto enorme».