Las Provincias

Torrent concluye el proyecto para llevar el agua potable al Pantano

El alcalde, Jesús Ros, junto a Costa y Campos, en la rueda de prensa. :: lp
El alcalde, Jesús Ros, junto a Costa y Campos, en la rueda de prensa. :: lp
  • La inversión asciende a cerca de 900.000 euros y plantea renovar toda la red del suministro e instalar cuatro bocas de incendio

El Ayuntamiento de Torrent, a través de la empresa Aigües de l'Horta, ha finalizado la redacción del proyecto que llevará el agua potable hasta la urbanización del Pantano y que supone una inversión que ronda los 900.000 euros.

El consistorio responde así a la petición realizada por la asociación vecinal y apoyada por la mayoría de propietarios de las cerca de 200 viviendas que pueblan este sector para municipalizar el suministro que ofrece, desde hace décadas, un pozo de titularidad privada.

El proyecto, con un plazo de ejecución de seis meses una vez se apruebe, contempla la renovación de toda la red de suministro, con la colocación de cuatro kilómetros de tuberías que empalmarán con las acometidas correspondientes a las parcelas de la urbanización, que tendrán que sufragar cada propietario.

Además, prevé la instalación de cuatro nuevas bocas de incendio, que incrementarán la seguridad frente a cualquier conato, dada la vegetación del barranco de Horteta que linda con este sector.

Las ventajas para los vecinos del Pantano con esta nueva red de distribución de agua y su conexión con la general, que gestiona Aigües de l'Horta, será la mejora de la calidad, ya que actualmente el servicio es de agua de riego, y la continuidad del suministro. En este sentido, se incrementará el caudal y la presión de la red, se disminuirán las pérdidas por la eliminación de las fugas y se reducirán los casos de mantenimiento y reparación.

El alcalde, Jesús Ros, señaló, durante la rueda de prensa celebrada ayer, que la red actual «tiene que cambiarse en su totalidad porque no soportará el nivel de presión y, además, es titularidad del pozo» y, aunque en el proyecto actual no se ha planteado, no se ha descartado la expropiación de esta infraestructura en futuro. La concejal de Urbanismo, Inma Amat, explica las acciones realizadas por el equipo de gobierno, una vez recibieron la petición de los vecinos de la urbanización. «A finales del año pasado solicitamos que se elaborara el proyecto para conectar la red pública de agua al Pantano», advierte.

«Desde entonces mantenemos reuniones con propietarios de la zona, que se intensificaron este verano por el problema de la avería de la bomba del pozo que suministra actualmente, para valorar distintas posibilidades y hallar una solución definitiva que garantice el suministro de agua», que ahora se ha materializado con la redacción del documento que en próximas fechas se presentará a los residentes para valorar su puesta en marcha y ejecución.

Para el cultivo

Paralelamente al proyecto del Pantano, desde el año pasado tanto la concejal de Urbanismo como el alcalde mantienen contactos con la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI), y con la Secretaría Autonómica de Agricultura, así como con colectivos afectados y con representantes del sector, con los que ya ha mantenido diversos encuentros para tratar de alcanzar una solución definitiva que garantice el suministro del agua.

En la última reunión con la conselleria, el primer edil presentó el proyecto elaborado hace más de veinte años y que hasta ahora había permanecido en un cajón, que marca un trazado de tuberías desde el canal Júcar-Turia hasta una balsa que se construiría en la cantera de la Serra Perenxisa. Con ello se abastecería a cerca de 2.000 viviendas de núcleos diseminados y unas 18.000 hanegadas cultivo.

Ros avanzó ayer que, dada la antigüedad del proyecto, «se tienen que realizar modificaciones en el diseño para incorporar las nuevas técnicas para impulsar el agua y materiales más actuales en cuanto a conexiones y tuberías», aunque insistió que «este es el primer paso para solucionar el abastecimiento».