Las Provincias

La EMT llega a Alboraya, Vinalesa, Moncada y Paterna para dar servicio a 400.000 usuarios

La consellera y el alcalde de Valencia, durante la firma del acuerdo ayer. :: lp
La consellera y el alcalde de Valencia, durante la firma del acuerdo ayer. :: lp
  • La Conselleria y el Ayuntamiento de Valencia firman la cesión de competencias y piden al Gobierno 36 millones para el transporte metropolitano

Los autobuses rojos de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) regresan hoy a Alboraya, Paterna, Moncada y Vinalesa para dar servicio a 400.000 vecinos del área metropolitana. La consellera María José Salvador y el alcalde de Valencia, Joan Ribó, firmaron ayer el convenio de cesión de competencias para el restablecimiento de los itinerarios eliminados en 2012 para ofrecerlos con «seguridad jurídica», además de ampliarlos en el caso de Moncada y Alboraya.

El acuerdo suscrito para retomar este servicio de transporte interurbano, por el que la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio aporta 304.000 euros, afecta a la línea 31 de la EMT, que se amplía en 1.200 metros con tres nuevas paradas en Alboraya, lo que permitirá a los autobuses rojos llegar hasta el final de la playa de La Patacona.

La línea 26 llegará desde Benifaraig hasta la localidad de Moncada e incorporará una nueva parada en la avenida Germanías. El itinerario del 16 conectará Valencia con Vinalesa y la línea 62 mantendrá su recorrido hasta Terramelar, en Paterna.

La consellera María José Salvador explicó que este convenio de «delegación de competencias» era necesario, ya que el transporte interurbano depende de la Generalitat, que es quien debe autorizar al ayuntamiento a que sus autobuses operen fuera del término. Este acuerdo supone «un paso más» en favor del transporte metropolitano «y la mejora de la calidad de vida de los vecinos» y una solución «coyuntural» hasta que se cree la «solución estructural con la Autoridad Metropolitana».

Salvador resaltó que se está trabajando de lleno en este organismo para que pueda entrar en funcionamiento en el primer trimestre de 2017. «Nos permitirá trabajar conjuntamente por una zona tarifaria integrada en todo el área metropolitana de Valencia, que beneficiará a 60 municipios, los cuales firmaron hace unos meses la declaración institucional a favor de su creación».

Salvador destacó que desde 2012 «hemos perdido 350 millones de euros de subvención que tendría que haber aportado, a través del llamado contrato programa, el Ministerio de Fomento, y no queremos perder más dinero». Aún así, se reclamará que en los presupuestos generales del próximo año se contemplen, como mínimo, 36 millones de euros para subvencionar el transporte metropolitano.

El alcalde Joan Ribó resaltó la «satisfacción» del acuerdo alcanzado. «Estamos comenzando a hacer realidad un trabajo de movilidad en el área metropolitana que para Valencia es fundamental. Más de 60.000 coches entran y salen de la ciudad diariamente. Este es un paso que desde Valencia y la EMT aplaudimos y que devuelve servicios que se perdieron por una pésima política del gobierno anterior».

Ribó avanzó que ya se trabaja en dos futuras nuevas líneas para enlazar el Perellonet y el Perelló (con la 25) y prolongar el servicio de EMT hasta Sedaví (con la 9), medida que daría servicio a Horno de Alcedo y Sociópolis, con «poca» oferta en la actualidad.

Precisamente, el Ayuntamiento de Sedaví solicitó ayer, tras mantener una reunión con los representantes de La Torre y Horno de Alcedo, que la EMT llegue «cuanto antes» a estas zonas. En abril, se acordó que el Gobierno autonómico asumiría el coste económico que Valencia pedía a los ayuntamientos vecinos para retomar el servicio que el PP retiró en 2012. Este acuerdo implicaba suscribir un convenio para traspasar a la EMT las competencias en materia de transporte metropolitano para recuperar o mantener itinerarios en Paterna, Moncada, Vinalesa, Alboraya y Mislata. En aquel momento se estimó que el coste para los cinco municipios rondaría los 400.000 euros. Sin embargo, la falta de acuerdo económico para cubrir la conexión de Mislata con el centro de Valencia dejó al municipio al margen del acuerdo y obligó a la Conselleria a buscar una plan 'b'. Este itinerario lo realiza la línea 150 del servicio público de transporte interurbano Fernanbús.

La consellera asistirá hoy a la puesta en marcha de la ampliación de la línea 31 de la EMT hasta la playa de La Patacona en Alboraya.