Las Provincias

La siega del arroz se extiende por el marjal

Un cosechadora en los campos de arroz de Alfafar. :: LP
Un cosechadora en los campos de arroz de Alfafar. :: LP
  • Los municipios ribereños como Catarroja, Alfafar y Massanassa dan comienzo a la recogida del cereal

En unas semanas, el color del marjal volverá cambiar de tono tras la siega de los campos de arroz que acaba de dar inicio y que marca las estaciones del año. Estos días, las cosechadoras y tractores trabajan a pleno rendimiento para recoger este cereal y trasladarlo a las cooperativas para su posterior secado, mientras los arroceros miran al cielo esperando que las lluvias otoñales no compliquen demasiado estas tareas.

Los campos de Alfafar, Massanassa y Catarroja han comenzado a segarse, sobre todo los que han plantado la especie de arroz bomba, que es el primero en recogerse. El trasiego de vehículos en estos días por los caminos rurales es constante y los ayuntamientos de los municipios ribereños de l'Horta Sud se esfuerzan para que estos trabajos puedan realizarse de forma rápida y segura.

En esta línea, el Consistorio de Alfafar se ha reunido con el Consell Agrari Municipal y Policía Local para preparar la campaña de esta temporada que se llevará a cabo por los campos del marjal, que reúne alrededor de 720 hectáreas de cultivo del arroz en todo su término municipal y que es el sustento de cerca de 600 familias del municipio que viven de este cereal.

Una de las acciones que se han previsto para facilitar el trabajo de los agricultores, que se alargará hasta el 20 de octubre, es la instalación de señales que alertan a los conductores que circulan por caminos rurales de la presencia de las máquinas trabajando en los campos.

Además, los agentes de Policía Local han intensificado la vigilancia del marjal para evitar robos y otras acciones vandálicas, con el fin de preservar las herramientas, materiales y vehículos que se emplean para la cosecha.

La mayoría del cereal recogido tanto en Alfafar como en Catarroja se traslada a la cooperativa de Massanassa. Hasta allí, también llegan otras cosechas provenientes de municipios como Sueca y Sollana. Esta localidad de l'Horta cuenta con 3.000 hanegadas de este cultivo y la entidad local tiene inscritas unas 14.000.

En Catarroja, el Ayuntamiento ha atendido la reivindicación del Consell Agrari local para acondicionar algunos de los caminos del marjal. A esta actuación, se sumará una inversión de 80.000 euros, provenientes de la Diputación, en dos años, para adecuar el resto de vías rurales que desde el órgano local se han solicitado y que se han marcado como prioritarios.

Por otra parte, y atendiendo a otra de las peticiones, el consistorio también procederá a señalizar la zona de los tancats del Parque Natural, dando preferencia a la maquinaría de uso agrícola sobre el resto de vehículos.

Hasta mediados de octubre el tránsito de maquinaría agrícola será una constante en esta zona de arrozales. El traslado de cereal se realiza con tractores, ya que son los únicos vehículos que pueden transitar fácilmente por los caminos rurales y depositar su carga una vez llegue al almacén.