Las Provincias

«Los autobuses van a toda velocidad, es peligrosísimo»

«Mira, mira, ¿lo ves? Es una locura», dice la camarera de un bar situado en Barón de Cárcer. Frente a su establecimiento discurre un autobús de la EMT. «No van a la velocidad que toca, van más rápido», asegura.

Sin datos, es difícil corroborarlo, pero los vecinos lo tienen claro. «Van a toda velocidad, es peligrosísimo», dice otra, dependienta de un supermercado. El del lunes fue el último atropello en la zona pero creen que no será el último. «Habrá más porque mucha gente cruza despistada», asegura Manuel, que trabaja en un comercio en la avenida.

Los vecinos son conscientes de que ahora han de prestar aún más atención cuando pretenden cruzar la avenida porque el tráfico viene de ambos sentidos, pero también critican que los autobuses vayan más rápido de lo debido. «Aquí tienen que ir a 30, ¿no?», preguntan. Sí, desde la modificación de velocidad máxima en el centro de la ciudad puesta en marcha por el Ayuntamiento en septiembre de 2015. «Pues ni de lejos, van muchísimo más rápido, estás en casa y tiembla todo», comenta Rosario González, que vive en uno de los edificios de la avenida, concretamente en el primer piso. «Es peligroso y aquí va a pasar algo grave, seguro», sentencia la vecina.