Las Provincias

Paterna trata más de 200 ficus con jabón ecológico para atajar la plaga del insecto Psylas

Un técnico realiza una limpieza en uno de los ficus del municipio. :: lp
Un técnico realiza una limpieza en uno de los ficus del municipio. :: lp
  • Esta especie de pequeña cigarra cubre el árbol de protecciones algodonosas, dándole un aspecto «nevado», y puede resultar molesta

Paterna está realizando un exhaustivo trabajo de detección y control de una plaga que deja a los árboles como si estuvieran «nevados» para atajarla en su fase inicial y evitar su propagación. El ayuntamiento ha declarado la guerra a la Psyla que amenaza a los más de 200 ficus que tiene en el municipio.

Los técnicos de jardinería están actuando contra esta plaga con dos métodos totalmente alejados de los tratamientos químicos sistémicos. El primer paso es cortar de manera selectiva las hojas sobre las que hay depositadas las cubiertas algodonosas que crea el insecto cuando es una larva. El segundo plan de choque consiste en lavar estos residuos que deja con detergente ecológico y jabón potásico. Los trabajos que está desarrollando la empresa pública Gespa son sólo físicos y ecológicos para combatir el avance de este insecto asociado a esta especie arbórea que, debido a las condiciones climáticas actuales, ha experimentado un repunte en toda la Comunitat Valenciana, según explican fuentes municipales.

Las intensas labores de vigilancia y control que realizan los técnicos y operarios de jardinería municipales permiten «detectar rápidamente las protecciones algodonosas características que crea este insecto en su estado larvario y que se sitúan en las copas de los árboles e intervenir en ellas recortándolas de manera cuidadosa y selectiva».

Después llegan los lavados de los residuos con detergente ecológico y jabón potásico para disolver y limpiar la suciedad, rematando el trabajo de erradicación.

Tal y como explica la concejal de Medio Ambiente, Núria Campos, «la prevención y lucha contra esta plaga es fundamental, no sólo porque reduce gravemente el valor ornamental y estético de estos árboles, al dejarlos como si estuvieran nevados, sino porque en fases avanzadas, del insecto, que es como una cigarra del tamaño de un mosquito que, en poblaciones altas, llega a resultar molesto».

Del mismo modo, Campos ha querido destacar que «gracias el gran trabajo de seguimiento y control de todo el arbolado municipal que realizan los técnicos de jardinería se consigue detectar la presencia de este insecto en fases muy tempranas», evitando así que los primeros focos se trasladen de árbol a árbol y proliferen por el municipio, extremo que obligaría a usar «tratamientos con productos químicos».

Los más de dos centenares de ficus que hay en Paterna y que están plantados en alineación se sitúan, principalmente, en las calles Primero de Mayo, Orenga o en Valterna Norte, aunque también hay algunos de estos ejemplares en el Sector 6, en Bovalar y en La Canyada.

Daño estético

La sintomatología algodonosa muy abundante por toda la copa del árbol sirve de cubierta protectora al propio insecto y es la que obliga a intervenir. En los Ficus microcarpa este daño «indirecto es el más común, reduciendo gravemente su valor ornamental y estético».

Recientemente los técnicos municipales llevaron a cabo en la localidad paternera una suelta de insectos para control biológico de plagas en zonas de arbolado de alineación y viario. Concretamente la especie utilizada fue una variedad de la familia de las chinches, conocida como 'Tipuana' que se comporta muy bien en el control de las plagas de Psylas. El insecto se dedica a alimentarse de la savia de las plantas y la parte no aprovechable la excreta en forma de melaza.