Las Provincias

Las instalaciones de la hípica. :: lp
Las instalaciones de la hípica. :: lp

La hípica de Torrent inicia las obras del acceso a la colonia Las Palmas

  • La empresa continúa abierta y el ayuntamiento ha perdido en los juzgados las tres causas abiertas que decretaban el cierre de la instalación

Después de dos años de trámites administrativos y tres procesos judiciales con sentencia a favor de la Hípica Las Palmas y en contra del ayuntamiento, la mercantil ha iniciado las obras del carril de acceso a la colonia Las Palmas y a sus instalaciones, y que permitirá, una vez acabadas, comenzar las obras dentro del complejo hípico para adaptarlo a la legislación vigente.

El Ayuntamiento ha otorgado la licencia que solicitaron para la construcción de esta intersección, en la Carretera CV-405 que une Torrent con Montserrat ya que, hasta el momento, tanto los vecinos como los usuarios del centro, estaban utilizando un acceso «ilegal, que no cumple la normativa». Las obras, corren a cargo de los propietarios de la hípica a pesar de que la titularidad del camino pertenece al ayuntamiento.

El proyecto se presentó ante la administración local hace dos años, cuando se abrió expediente al centro hípico por no disponer del núcleo zoológico. Durante este tiempo, la empresa ha tenido que comprar y ceder terreno al ayuntamiento para que finalmente se concediera la licencia de obras y ha depositado un aval de la totalidad del coste, 108.000 euros.

En los últimos dos años, la Hípica Las Palmas ha tenido que enfrentarse a las denuncias vecinales y tres procesos administrativos abiertos por el consistorio torrentino, de los que ha salido indemne.

En 2014 la administración local le imponía una sanción de 50.000 euros, el máximo permitido, por no cumplir con la legislación vigente y ejercer actividad sin la licencia correspondiente, que el tribunal de lo contencioso administrativo redujo a 2.000 euros, su grado mínimo, con imposición de las costas procesales al ayuntamiento. Además, en diciembre de ese mismo año, el consistorio decretaba el cierre cautelar del centro y ordenaba el traslado de los caballos.

Esta decisión del gobierno local provocó la creación de una plataforma de usuarios del centro que se manifestaron en Torrent contra este decreto para evitar «perjuicios a los animales».

La opción que ofrecía la administración local era que los caballos fueran llevados a otro centro cercano a Las Palmas pero como señalaron desde la plataforma «tampoco estaba legalizado», mientras que las instalaciones donde se encuentran estaban en proceso de legalización.

Los propietarios de la hípica presentaron un contencioso administrativo en contra de esta decisión municipal y la sentencia paralizó tanto el cierre como el traslado de los animales.

En esta situación, este centro hípico ha permanecido abierto y los caballos en sus cuadras durante todo este tiempo, «si nos hubiéramos rendido en esos momentos ahora estaríamos cerrados», señalan los propietarios del negocio.

«Las tres sentencias judiciales demuestran que las medidas contra nuestra empresa han sido desproporcionadas», advierten y añaden que «esperamos que no se vuelva a repetir un caso como el nuestro en el municipio para la gente que quiere comenzar un negocio y se encuentra con trabas allí por donde va».