Las Provincias

Una bicicleta de Valenbisi tirada en un campo de la huerta de Alboraia.
Una bicicleta de Valenbisi tirada en un campo de la huerta de Alboraia. / P. CAMPOS

Una bicicleta de Valenbisi en la huerta de Alboraia

  • El incivismo se ceba con el servicio ciclista de Valencia

El servicio de Valenbisi sufre habitualmente el incivismo de alguno de sus usuarios. En este caso, una de las bicicletas aparecía postrada en un campo de la huerta de Alboraya, junto a Tavernes Blanques, en un camino que une ambas localidades.

No es la primera vez que las bicicletas acaban en lugares donde no deberían. Recientemente se pudo ver a una de ellas colgada de una rama de un árbol en Valencia. Además, los robos también ocurren con frecuencia. Pero a veces tienen consecuencia.

Un ejemplo es que la Sección Tercera de la Audiencia de Valencia condenó a seis meses de prisión por un delito de hurto a un joven que rompió el anclaje y se llevó tres bicicletas pertenecientes al servicio Valenbisi. El condenado deberá hacer frente, además, al pago de 812 euros a la empresa responsable del servicio, en concepto de responsabilidad civil, por los daños causados a los vehículos.

Los hechos sucedieron en septiembre de 2014 en la terminal de acceso a estas bicicletas de la explanada de la estación del AVE de Valencia. Según la sentencia, el condenado, acompañado de varias personas, rompió los anclajes y se llevó tres bicis, valoradas en 400 euros cada uno. Dos testigos de los hechos llamaron a la Policía, quien interceptó en las proximidades de la calle Bailén al condenado y a un segundo conductor, con las bicicletas.