Paterna derriba 27 viviendas de la antigua colonia militar por problemas de seguridad

Obras de demolición de una de las viviendas, ayer. :: lp/
Obras de demolición de una de las viviendas, ayer. :: lp

El ayuntamiento ha tenido que hacerse cargo de la demolición pese a no ser propietario de las construcciones por el mal estado en el que se encontraban

MARINA COSTA

Paterna ha iniciado el derribo de 27 viviendas de la antigua colonia militar para evitar riesgos para la seguridad de las personas. El ayuntamiento inició ayer los trabajos de demolición, concretamente en el entorno de las calles General Cialdini, General Palafox y General Dolz.

La actuación se realiza mediante un procedimiento de ejecución subsidiaria debido a una situación «potencial de riesgo para las personas y bienes». La intervención estaba prevista meses atrás, aunque no había podido ejecutarse hasta ahora, pues era preceptiva la realización del proyecto, aprobación, retención de crédito y adjudicación de las obras a desarrollar. Los trabajos para la retirada de las viviendas podrán prolongarse durante unas tres semanas, ya que después se retirará todo el material de derribo que se genere.

La alcaldesa de Paterna, Elena Martínez, ha indicado que «pese a no tratarse de viviendas de propiedad municipal, el ayuntamiento ha tenido que asumir la actuación debido a la situación de deterioro de las mismas, para evitar poner en riesgo la seguridad de cualquier persona que pudiera acceder a su interior».

Se trata de viviendas que no reunían las «mínimas condiciones de habitabilidad necesarias» y no se encontraban ya ocupadas por ninguna familia.

El Ayuntamiento de Paterna desarrolló a finales de 2014 una actuación de rehabilitación en una decena de viviendas de La Coma, aprovechada para ubicar a las últimas cinco familias que habitaban legalmente en viviendas de la colonia militar. Tras esta actuación quedarán todavía otras 21 instalaciones que deberán ser objeto de una segunda actuación. La colonia militar, antigua propiedad del Ministerio de Defensa, fue durante décadas la zona de viviendas de los militares del acuartelamiento Daoiz y Velarde, así como de sus familiares.

En 2008, a través de la empresa pública Sumpa se acordó con los 42 inquilinos que quedaban del poblado militar su reubicación en otros pabellones o la construcción de nuevas viviendas para su traslado.

De ese modo quedó una parte de la colonia militar perfectamente rehabilitada y otra, compuesta por viviendas con problemas estructurales que desaconsejaban su uso y que ahora es objeto de esta actuación de derribo.

La Asociación de Vecinos del Barrio de Campamento reiteró ayer que la entidad pidió esta medida tras recibir «quejas de los vecinos de la zona por el mal aspecto que presentaban las mismas» y por el riesgo de que cualquiera pudiera acceder a las casas.

Adquisición gratuita

Compromís per Paterna reclamó que las instalaciones militares del municipio se conviertan en equipamientos dotacionales. La formación presentará una moción en el próximo pleno para que se haga un convenio entre el consistorio y el Ministerio de Defensa para la adquisición gratuita de instalaciones y zonas verdes para que puedan ser aprovechadas por la ciudadanía.

El candidato y portavoz municipal, Juanma Ramón, recalca que muchas infraestructuras «están infrautilizadas o directamente sin utilizar y pueden ofrecer muchas posibilidades a los paterneros». Ramón recuerda que el centro urbano de Paterna «tiene un cuarto de su espacio ocupado por las instalaciones militares, hoy prácticamente en desuso».

Fotos

Vídeos