El supuesto hijo de Julio Iglesias pedirá que venga a Valencia para analizar su ADN

Javier Santos. / I. Marsilla
Javier Santos. / I. Marsilla

Javier Santos ha solicitado al juez que notifique al cantante la demanda de paternidad en su casa de Marbella

J. A. MARRAHÍ Valencia

El supuesto hijo secreto de Julio Iglesias, el valenciano Javier Santos, pedirá en unas semanas que el cantante sea citado en Valencia para ser sometido a un nuevo cotejo de ADN. Como ya informó LAS PROVINCIAS, la prueba genética privada que confirma al 99% que es hijo del artista internacional ha tenido su peso para lograr que un juzgado valenciano reabra el caso y admita a trámite la demanda de paternidad. Pero como las muestras han sido obtenidas con métodos detectivescos y extrajudiciales, ese cotejo no tiene una validez probatoria en el nuevo procedimiento abierto desde poco antes de Navidad.

Según explicó ayer el abogado de Santos, el letrado sevillano Fernando Osuna, «el siguiente paso tras la admisión a trámite de la demanda será pedir al juez que cite en Valencia al cantante para la nueva prueba de ADN», una gestión que prevé en «treinta o cuarenta días».

Este nuevo paso se daría, naturalmente, si el juez José Miguel Bort, al frente de Primera Instancia 13, así lo autoriza. En opinión de Osuna, «si por algún motivo el cantante no puede desplazarse a Valencia pero sí está dispuesto a colaborar con la extracción de ADN cabría la posibilidad de que se realizara en Miami, con todas las garantías judiciales, o en el lugar que las partes acordaran».

Hace ya una semana, nada más conocerse que la nueva demanda de paternidad había sido admitida a trámite, «solicitamos al juzgado que se le notificara al artista en su domicilio de Ojén, en Marbella», explicó Osuna. Allí, en una aislada colina junto al mar, se levanta la finca Cuatro Lunas. Es en este emplazamiento donde el intérprete de 'Hey', que en septiembre cumplió 74 años, acostumbra a pasar sus veranos.

La nueva batalla legal en la que está enfrascado el valenciano Javier Santos para demostrar que es hijo de Julio Iglesias dio un paso adelante el pasado 21 de diciembre. El juez Bort emitió un auto por el cual admitía a trámite la demanda de paternidad que Santos presentó tres meses antes, en la Ciudad de la Justicia, y que acompañaba de una prueba privada de ADN que muestra una coincidencia genética del 99% con un hijo del cantante, siempre según el gabinete jurídico Osuna.

La admisión supone el arranque de los nuevos trámites judiciales en una lucha con la que Santos ya fracasó en los años noventa. Primero un juzgado de Valencia reconoció que Iglesias era su padre, pero la Audiencia de Valencia primero y el Supremo después tumbaron la decisión. En aquel entonces, Iglesias no accedió a ningún cotejo de ADN. Sin embargo, el Alto Tribunal entendió que su negativa a someterse a la prueba no lo convertía necesariamente en padre.

Ahora, la admisión a trámite de la nueva demanda entraña también el primer requerimiento judicial al artista español en este litigio para que mueva ficha en el asunto, bien con un recurso o bien contestando a la demanda.

Escuchar a las partes

En el auto, difundido poco antes de Navidad por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (TSJCV), el magistrado expone los motivos que han llevado a admitir a trámite la demanda, a pesar de ser un asunto que ya pasó por los tribunales en varias ocasiones y, a priori, podría considerarse como cosa juzgada. Para el juez Bort, «no se estima adecuado entrar a resolver» sobre esta cuestión sin haber escuchado a las partes. En todo caso, esa decisión «habrá de hacerse una vez concluido el acto de vista».

El magistrado ha tenido en cuenta que en ninguno de los procedimientos anteriores se probó que Santos no fuese hijo de Iglesias. Además, «existe constancia de que en julio de 1975», nueve meses antes de nacer Javier, su madre y el cantante «coincidieron actuando en una sala de fiestas de San Feliu de Guixols, lo que hace factible que entonces hubiesen podido existir relaciones sexuales entre ambos».

El juez aprecia «suficiente apariencia de seriedad» a la prueba genética presentada por el valenciano. Para el cotejo privado se usaron muestras de un hijo de Iglesias obtenidas por un detective y «concluye con probabilidad de hermandad». No ha trascendido si Iglesias ha recurrido la admisión de la demanda.

Fotos

Vídeos