«A Quim no le saco ningún defecto»

Inma Cuesta ha aportado un acento propio para «hacer creíble el entorno rural» donde se desarrolla la acción. / R. C.
Inma Cuesta ha aportado un acento propio para «hacer creíble el entorno rural» donde se desarrolla la acción. / R. C.

Inma Cuesta regresa a la tele dos años después del final de 'Águila Roja'.Esta vez interpreta a Lucía, una mujer engañada por su marido en 'El Accidente', la nueva serie de Telecinco

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

¿Cómo reaccionar cuando esa persona a la que creíamos conocer se quita la careta y se descubre que nos ha estado engañando? Inma Cuesta (Valencia, 1980) lo tiene claro: «Imagino que me convertiría en una leona para proteger a mi familia». Así al menos actuará Lucía, su personaje en 'El Accidente', la serie que Telecinco estrenará «próximamente», cuando su marido (que interpreta Quim Gutiérrez) no aparezca en la lista de víctimas del siniestro de un avión en el que supuestamente viajaba.

- Regresa a la televisión dos años después de 'Águila Roja'.

- Tuvimos muchas reuniones previas, porque quería asegurarme bien de con quién iba a trabajar. Me gustó que Lucía, mi personaje, fuera el motor de la historia, que me dejaran libertad para participar en el proceso creativo. Y ya cuando me dijeron que mi pareja iba a ser Quim, tuve que aceptar.

- ¿No le ve defectos a Quim?

- (Risas) No me suelo parar a pensar en los defectos de mis amigos, y de Quim no puedo decirte nada malo. Creo que mi trabajo crece más junto a él.

- Hasta el niño que han elegido se parece a ambos.

- Yo soy madre reincidente con él, ambos hicimos de madre e hijo en 'Las ovejas no pierden el tren' (2015). Siempre dicen que el niño se parece más a Quim, pero yo creo que se parece a los dos. Cada vez que aparece la familia es muy entrañable, seguimos en contacto con él, es un ser maravilloso.

- ¿Le convenció que el final estuviera cerrado?

- Eso te da el beneficio de que ya sabes a dónde va tu personaje. En otras series, como 'Águila Roja', no lo sabía y a veces me llevaba sorpresas. Pero esta no ha sido una serie fácil; tratamos situaciones límite y no hemos tenido mucho tiempo para grabar.

- ¿Qué ha aportado de su cosecha?

- Por ejemplo, que mi personaje pudiera tener el acento que tiene. En televisión suelen querer a personajes con acento neutro, pero si querían algo cercano y natural, un entorno rural creíble, les propuse hacerlo con mi acento. Tampoco quería ir maquillada por esto mismo. Los guiones siempre han estado vivos para cambiarlos si veíamos que algo no nos encajaba.

- ¿Cómo reaccionaría usted ante un engaño tan grande?

- No lo sé, es una situación límite. Mi personaje se convierte en una leona que defiende a su familia, me imagino que yo sería así también.

Una máscara brutal

- ¿Nunca le pasó algo parecido?

- A este nivel no, o al menos no soy consciente. Este personaje es inteligente, pero, claro, el de Quim lo hace muy bien, se pone una máscara brutal.

- Lo cierto es que encadena una protagonista tras otra.

- Me considero muy afortunada, no estoy muy puesta en el panorama de series que quedan por estrenarse todavía, pero hay muchas en las que el personaje principal es una mujer... Últimamente no he podido ver ninguna, porque me paso el día trabajando.

- Ahora volverá a notar la presión por las audiencias.

- Hacía mucho tiempo que no me ocurría, desde 'Águila Roja'. Lo que me intriga es saber que la historia llegue a la gente, más allá de los datos, que terminan siendo relativos y no tienen que ver con la calidad de un trabajo.

- ¿Siguen pesando los prejuicios sobre la tele?

- Están ya superados. No tienen ningún sentido, porque la ficción que se está haciendo en televisión es de primerísima calidad. En mi sector hay un paro tan grande que hay que estar loco para rechazar hacer tele por prejuicios. Sobre todo, con la llegada de las nuevas plataformas extranjeras a España.

- ¿Lo de ver una película en sala de cine desparecerá algún día?

- Yo creo que no. Llámame positiva, pero fíjate que ahora han vuelto hasta los discos de vinilo. Lo que pasa en un teatro o en una sala de cine es especial, se queda ahí.

Fotos

Vídeos