Paris Hilton le pone un guardaespaldas al pedrusco

Paris Hilton, con el anillo visible en la mano, se besa con Chris Zylka en Aspen. / Instagram
Paris Hilton, con el anillo visible en la mano, se besa con Chris Zylka en Aspen. / Instagram

Su novio, el actor Chris Zylka, le regaló un anillo de pedida que está valorado en 1,6 millones de euros. La heredera no quiere sustos

MIKEL ARNAO

El joven Chris Zylka no escatimó ni un detalle en su pedida de mano a la millonaria Paris Hilton. El actor se llevó a su novia hasta la ladera de un valle rodeado de montañas nevadas en Aspen (Colorado), hincó la rodilla en el suelo y sacó una cajita con un anillo con un enorme pedrusco. Una escena de película con final feliz.

En un país, Estados Unidos, donde los novios tiran la casa por la ventana en las pedidas de mano, el joven de 32 años se presentó con una joya valorada en dos millones de dólares (1,66 milones de euros). La pieza, de la casa Greene&Co, cuenta con un diamante de veinte quilates en forma de pera engarzado en platino con pequeños diamantes de dos quilates.

«Es el anillo más bonito que he visto nunca», exclamó la novia, una mujer más que acostumbrada al lujo. Paris Hilton tardó un segundo en cogerle aprecio al obsequio y por eso ha decidido contratar a un guardaespaldas que custodie el anillo.

La heredera de una de las fortunas más envidiadas ha pagado para que el pedrusco esté constantemente vigilado y que, así, no le pase lo mismo que a Kim Kardashian, quien sufrió un robo en París, donde unos ladrones asaltaron su residencia y se llevaron un botín estimado en diez millones de euros, incluido un anillo de cuatro millones.

Zylka y Hilton se conocieron hace diez años después de una fiesta tras la ceremonia de los Oscars pero su relación tardó en cuajar y no fue hasta febrero del año pasado cuando confirmaron su noviazgo. El actor, a quien su chica ha definido en las redes sociales como un hombre «entregado, leal, cariñoso y bueno», tiene 32 años y procede de una familia humilde de Ohio. Su obsesión por triunfar en Hollywood le llevó hasta California, donde llegó a dormir en el aparcamiento de un 7-eleven. Antes de los castings acudía a un baño público para asearse. Papeles secundarios y un empleo en un restaurante le permitieron afianzarse hasta que llegaron ofertas más jugosas, como la película 'The amazing Spider-Man' o la serie de televisión 'The leftlovers'. Su enlace con la potentada Paris Hilton parece asegurarle el futuro económicamente.

Fotos

Vídeos