Olivia de Havilland, Dama del Imperio Británico a los 101

Olivia de Havilland, en una foto reciente y cuando interpretó a la cándida Melania en 'Lo que el viento se llevó' (1939). / AP
Olivia de Havilland, en una foto reciente y cuando interpretó a la cándida Melania en 'Lo que el viento se llevó' (1939). / AP

La oscarizada actriz cumple hoy añoscon esa distinción y sin perder el humor: «Quien oye mi nombre cree que estoy bajo tierra»

P. MUÑOZ

Olivia de Havilland (Tokio, 1 de julio de 1916), la última superviviente del cine clásico junto con Kirk Douglas (100 años), cumple hoy los 101, y lo hace con un inesperado regalo que le llegó hace unos días: el de Dama del Imperio Británico, un nuevo reconocimiento a la carrera de esta actriz ganadora de dos Oscar por 'La vida íntima de Julia Norris (1946) y 'La heredera' (1949). «Estoy extremadamente orgullosa de que la reina Isabel II me haya nombrado Dama Comandante de la Orden del Imperio Británico. Recibir este honor cuando se acerca mi 101 cumpleaños es el más gratificante de los regalos», afirmó en una breve declaración la intérprete, la mujer de más edad en recibir tal distinción.

De Havilland, cuya expresión dulce y amable la convirtió, a ojos de los directores de Hollywood, en una mujer ideal para representar los papeles de chica buena que no ha roto un plato (como la encantadora Melania de 'Lo que el viento se llevó'), se apartó de los focos de la fama en 1956, cuando se instaló en París. Desde entonces vive cerca del Bois de Boulogne parisino y, más allá de sus espaciados trabajos en cine y televisión -lo último fue el telefilme 'The Woman He Loved', en 1988-, sus apariciones públicas han sido muy elegidas y en todas ha demostrado la agilidad mental que conserva, pese a su edad.

La última entrevista la concedió el año pasado cuando llegó a los 100, aunque vía email por sus problemas de audición y visión. En ella habló de la enemistad con su hermana Joan Fontaine (1917-2013), a la que llamaba «Lady Dragón», y desveló que el secreto de su longevidad está en «el amor, las risas y el aprendizaje». A ello habría que añadir el sentido del humor, el mismo que años antes le llevó a afirmar, entre risas: «Cualquiera que oiga mi nombre tiene la clara impresión de que estoy bajo tierra desde hace años».

A sus 101, esta hija de diplomático británico nacida accidentalmente en Tokio entrará en la Orden del Imperio Británico por su contribución artística, enlazando su nombre al de otras ilustres actrices como Elizabeth Taylor, nombrada en 1999, Julie Andrews ( 2000), Helen Mirren (2003) o Angela Lansbury (2014).

Fotos

Vídeos