Noche de pasión tras la conquista de la Champions

Cristiano besa a Georgina tras el partido. / Sergei Supinsky/AFP
Cristiano besa a Georgina tras el partido. / Sergei Supinsky/AFP

Los jugadores del Real Madrid se suman a la última moda de celebrar los títulos sobre el césped acompañados por los familiares

MIKEL ARNAO

Después del triunfo, de la declaración de Cristiano Ronaldo insinuando su marcha y tras alzar el trofeo en Kiev, los jugadores del Real Madrid comenzaron a celebrar esta última Champions sobre el césped junto a sus familiares. Ya no hay festejo en el campo que se precie en el que no estén presentes las mujeres y los hijos de los futbolistas.

Georgina Rodríguez saltó a la cancha con una camiseta del equipo y un bolso de Channel, tan 'casual', para levantar los brazos y besar apasionadamente a Cristiano Ronaldo. El portugués, que llevaba la bandera de su país como si fuera una capa, quiso que viajaran a Kiev otros familiares y el mayor de sus hijos, Cristiano Jr., quien empieza a hacerse famoso en Instagram luciendo sus incipientes abdominales. En casa se quedaron sus otros tres hijos: Mateo, Eva y Alana Martina.

No fue el único beso. Todos recibieron de esta forma a sus parejas. Como Sergio Ramos y la televisiva Pilar Rubio, que bajó al césped con chupa de cuero y dos de sus hijos, Sergio Jr. y Marco, con fama de dicharacheros. El pequeño, Alejandro, que nació hace dos meses, se quedó en casa. El capitán llevaba un aparatoso anillo, al estilo de los que reciben los campeones de la NBA.

Los mayores aprovecharon la presencia de más niños para jugar con unos y otros. Sergio y Marco, que lucían un llamativo corte de pelo con una cresta, congeniaron con Ivano y Emma, los vástagos de Luca Modric y Vanja Bosnic. También celebraron el triunfo con un 'pico' Tony Kroos y su pareja, Jessica Farber. Las mujeres de los jugadores demostraron su buena sintonía reuniéndose en la grada antes del partido para hacerse una foto de familia.

Una de las parejas más novedosas es la que forman Isco y Sara Sálamo. Se sospechaba que el madridista y la actriz estaban juntos y en Kiev se pudo confirmar esta incipiente relación. Ella, que era colchonera, subió un 'storie' a Instagram en el que escribió un texto definitivo: «¡Enhorabuena, mi vida!». El malagueño también cogió en brazos a su hijo Francisco.

Menos fogoso que los jóvenes deportistas se mostró Zinedine Zidane. El entrenador, que ya fue campeón como jugador con el Real Madrid, paseaba feliz con su mujer, Véronique, con quien lleva casado desde 1994. A su lado, mostrándole su apoyo incondicional, sus cuatro hijos.

Fotos

Vídeos