«Julio cumplirá como padre si se prueba que lo es»

La reina de corazones brilló en el desfile de Pedro del Hierro en Madrid./
La reina de corazones brilló en el desfile de Pedro del Hierro en Madrid.

Isabel Preysler asegura que «es ridículo pensar que los mellizos de Enrique proceden de un vientre de alquiler». Sobre la herencia de Boyer: «Sus hijos no paran de poner pegas»

ARANTZA FURUNDARENA

Que la firma Pedro del Hierro vuelva a desfilar en la pasarela madrileña después de 16 años es todo un acontecimiento. Pero no nos engañemos, una aparición de Isabel Preysler (aunque solo hubiera estado 16 días sin dejarse ver) siempre va a ser un acontecimiento mayor. Es lo que ocurrió el pasado miércoles por la noche en la Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Sobre la pasarela, Nacho Aguayo y Alex Miralles, los actuales diseñadores de la firma, presentaron su nueva colección Primavera-Verano 2018, marcada por la elegancia... Sin embargo, la que al final se llevó el gato al agua fue Isabel Preysler.

El Museo del Ferrocarril de Madrid se convirtió esa noche en una selva gracias a una vistosa y exuberante decoración vegetal. Pero a Preysler no le hizo falta machete. Es de los pocos famosos que se pueden internar en una jungla de micrófonos sin necesidad de ir armada hasta los dientes. Con su encanto personal, simpatía y 'savoir faire', se mete a todos los periodistas en el bolsillo y al final siempre acaba jugando en casa... y con el árbitro a su favor. Vestida de Pedro del Hierro, a quien denominó «el maestro» y de cuyo fallecimiento se cumplirán tres años en abril, Isabel se deshizo en halagos hacia la firma que vistió a su yerno favorito (Fernando Verdasco) el día de su boda. Ella descubrió a Del Hierro hace muchos años. «Entonces era la novedad, fui con un grupo de amigas y a todas nos encantó».

Tres años están a punto de cumplirse también del sorprendente romance entre Isabel Preysler y el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Pero ella no soltó prenda sobre cómo piensan celebrarlo. «Todavía no me ha regalado nada». Y en cuanto a la boda... «Ya nos sentimos casados. Además, no soy la única que queda por casarse en la familia. Todavía falta Tamara», apuntó con ironía, y sin desvelar si su esperado enlace con el escritor se producirá a lo largo de este año.

«Mario y yo ya nos sentimos casados. Además, no soy la única que queda por casarse en la familia»

De las tres hijas que tiene, la más desconcertante para Isabel Preysler probablemente sea Tamara Falcó: «Ella siempre ha hecho lo que ha querido», dijo riendo. A sus 36 años, Falcó sigue soltera. A Isabel no le sorprende porque, según dice, «no es precisamente facilona». Reconvertida con fervor al catolicismo, Tamara siempre es noticia. Esta semana ha declarado que reza «por Pablo Iglesias» y que jamás se iría a cenar con él. Preysler es más abierta. «Yo nunca me cierro a conocer gente nueva», afirmó el miércoles. Pero también se deshizo en alabanzas hacia Tamara como diseñadora. «A Ana y a mí nos encantan sus diseños y nos los ponemos».

El año que acaba de terminar ha sido muy generoso con la novia de Vargas Llosa. «He visto casarse a mi hija Ana con un chico estupendo del que está muy enamorada. Y he tenido otros dos nietos. No puedo pedirle más a la vida», reconoce. Los 'mellizos-sorpresa' de Enrique Iglesias y Anna Kournikova han colmado las expectativas de Isabel, que hace no tanto reivindicaba más nietos. Y su nuevo yerno, Fernando Verdasco, es su debilidad... «Ya le quiero como a un hijo». La reina de corazones acaba de regresar de Miami. Ella y Vargas Llosa se han alojado unos días en casa de Enrique. «Y hemos disfrutado de mis nuevos nietos mañana, tarde y noche», relata encantada.

Bien con los Verdasco

Preysler también aprovechó su presencia en el desfile del miércoles para aclarar dos cosas. Una, que Enrique y Anna no han recurrido a un vientre de alquiler para ser padres. «Es totalmente ridículo. Si a Anna no se la ha visto embarazada es porque salen poco, llevan una vida muy casera». Y dos, que su relación con los Verdasco es impecable. «Tanto los padres de Fernando como sus hermanas vienen a casa a almorzar y a cenar. Nos llevamos todos muy bien. Hasta me atrevería a decir que nos queremos».

Mucho más tensa es su relación con los hijos de su último marido, el difunto Miguel Boyer. La herencia del exministro sigue en el aire... Según Isabel, «porque ellos no paran de poner pegas, mientras que mi hija Ana y yo les hemos dado todas las facilidades». Preysler no quería hablar de su primer marido, Julio Iglesias, pero al final no tuvo más remedio. La demanda de paternidad presentada por Javier Sánchez-Santos contra el cantante ha sido admitida a trámite. «Y eso viene de mi época», reconoció. «Me cuesta trabajo creerlo -dijo Preysler-. Pero si sale que es el padre pues será que lo es. Y si se prueba, estoy segurísima de que Julio cumplirá como padre. Él siempre ha sido muy responsable».

Fotos

Vídeos