Carrie Fisher murió tras ingerir drogas

SEGÚN LA AUTOPSIA.

La autopsia de Carrie Fisher reveló la existencia de cocaína, heroína y éxtasis en su cuerpo poco antes de su muerte, según los análisis toxicológicos que acaban de salir a la luz. La protagonista de 'Star Wars' falleció el pasado 27 de diciembre, a los 60 años, en un hospital de Los Ángeles cuatro días después de sufrir un colapso a bordo de un avión en un vuelo internacional.

Fotos

Vídeos