Calendario de Champions

Cristiano Ronaldo muestra a sus seguidores una tarta de cumpleaños./ AP
Cristiano Ronaldo muestra a sus seguidores una tarta de cumpleaños. / AP

Cristiano y Neymar cumplieron ayer años (33 y 26), a una semana del duelo entre el Real Madrid y el PSG. El brasileño parecía con más ganas de fiesta

JAVIER GUILLENEA

Cristiano Ronaldo y Neymar tienen mucho en común. Son futbolistas y además delanteros, marcan goles, tienen admiradores a puñados, cuentan con una legión de enemigos y ganan millones de euros. Lo que les separa es mucho, empezando por sus equipos, el Real Madrid y el PSG, que se verán las caras dentro de nueve días en los octavos de final de la Liga de Campeones. Pero por encima de afinidades y diferencias hay un día que les unirá para toda la vida. Ambos cumplen años el 5 de febrero y eso es algo que ninguno de los dos puede evitar.

Lo que hicieron fue celebrarlo de distinta manera. Cristiano Ronaldo, que ha cumplido 33 años en un momento irregular en lo deportivo, compartió ayer en las redes sociales una imagen en la que aparece relajado en su casa con una tarta en la mano, junto a un ramo de rosas blancas y el pulgar hacia arriba. «Gracias a todos por vuestros mensajes de cumpleaños», escribió en lo que parecía ser un comienzo de día tranquilo en el que no tuvo que entrenarse porque la sesión se suspendió a causa de la nieve.

Salvo posteriores salidas nocturnas no anunciadas, nada que ver con la fiesta que se montó en París su compañero de cumpleaños, que el domingo por la noche comenzó a celebrar su 26 aniversario por todo lo alto. Neymar reunió en una sala de fiestas a 150 amigos, entre ellos toda la plantilla del PSG, incluido el entrenador, Unai Emery, que fue de los primeros en marcharse. Lo hizo poco después de que el delantero brasileño cortara un enorme pastel de merengue adornado con bengalas, pronunciara un discurso visiblemente emocionado y bailara con su novia, Bruna Marquezine.

Neymar parte la tarta en su fiesta de cumpleaños en París.
Neymar parte la tarta en su fiesta de cumpleaños en París. / AP

Los chicos, de esmoquin

Neymar celebró la fiesta un día antes de su cumpleaños para dar tiempo a sus compañeros a recuperarse de cara a su próximo enfrentamiento con el Real Madrid. Si el equipo blanco está en horas bajas, al parisino le desborda el optimismo. Como dijo el entrenador, este tipo de celebraciones «son buenas para el espíritu colectivo». «Confío en mis jugadores, me han demostrado que son grandes profesionales», añadió en un alarde de confianza.

Mucho se tuvieron que cuidar, porque al PSG le aguardan otros dos partidos antes de enfrentarse a Cristiano Ronaldo y los suyos. Pase lo que pase, lo que ya no les podrán quitar será lo bailado, que fue bastante. Las redes sociales se hicieron eco de algunas imágenes de la celebración, en la que incluso Cavani, el principal rival de Neymar en el vestuario, se marcó unos bailes. El homenajeado lució un sombrero durante toda la gala, en la que los chicos debían portar esmoquin y las chicas vestido de noche. Todo fueron risas y alegrías pero alguien reirá el último. Quedan nueve días para ver cuál de los dos hermanos de aniversario se llevará el regalo de cumpleaños.

Fotos

Vídeos