Brigitte Macron denuncia la estafa de una crema antiarrugas

Brigitte Macron luce un aspecto envidiable a sus 65 años. / r. c.
Brigitte Macron luce un aspecto envidiable a sus 65 años. / r. c.

Una firma de cosméticos ha timado a decenas de francesas maduras con el gancho fraudulento de la primera dama

FERNANDO ITURRIBARRÍA

Es el timo de la crema milagrosa de Brigitte Macron. Una firma de cosméticos ha estafado a decenas de francesas maduras con el gancho fraudulento de la primera dama. La publicidad utiliza su imagen sin su autorización para vender por internet el mejunje mágico que garantiza la eterna juventud a una mujer que acaba de cumplir 65 años, 24 más que su presidencial marido. Las incautas combatientes de las patas de gallo se apuntan a una prueba supuestamente gratuita y al cabo de dos semanas reciben un tarro facturado a 88,49 euros en un envío que se repite todos los meses hasta que consiguen anularlo tras complicados trámites con una dirección en Chipre.

El anuncio va acompañado por artículos falsos atribuidos a cabeceras conocidas de la prensa francesa como 'Le Figaro' o 'Paris Match'. La 'fake news' afirma que la inquilina del Elíseo ha creado su propia empresa de cosméticos sin darla a conocer en los medios de comunicación para no perjudicar al presidente. «Brigitte Macron revela su secreto y los patrocinadores quieren su dimisión», es el título del anzuelo lanzado para ganancia de pescadores sin escrúpulos.

«Ponía que Brigitte Macron era socia de la compañía y que las señoras Obama y Bruni son buenas clientas», ha explicado al diario 'Le Parisien' Anne-Marie, de 68 años, una de las estafadas. «Creí que iba en serio. Aunque me pareció un poco exagerado que fuera a rejuvenecer 25 años. Pensé sinceramente que Brigitte Macron patrocinaba esa sociedad. Me dije que tenía derecho a trabajar como todo el mundo», se justifica la denunciante, que confiesa haber sido «un poco ingenua».

Brigitte recibe cinco veces más cartas en el Elíseo que su predecesora Carla Bruni

Desde hace un mes, una veintena de mujeres han escrito a la primera dama para informarle de la estafa. Los servicios jurídicos del Elíseo han comprobado que una firma denominada Beauty and Truth publicaba una foto radiante de la esposa de Emmanuel Macron como dueña y utilizadora de la «solución antiarrugas que podría cambiar la industria de cuidados de la piel para siempre». Los abogados de la Presidencia ya han intervenido para que sean retiradas las páginas de internet con la publicidad engañosa.

No es la primera vez que resulta instrumentalizada la imagen de Brigitte Macron. En marzo su gabinete se querelló por usurpación de identidad tras descubrir que desaprensivos utilizaban su nombre para obtener trato de favor en restaurantes caros, hoteles de lujo y hasta en el Gran Premio de Fórmula 1 de Australia. La brigada policial de represión de la delincuencia investiga mediante astucias el caso por orden de la Fiscalía de París.

Enorme popularidad

Los timos son gajes de la inmensa popularidad de la primera dama. 'Brigitte Macron' son las primeras palabras asociadas a las búsquedas electrónicas sobre el presidente, revela una consulta a la herramienta Google Trends. En la estafeta del Elíseo la correspondencia a su nombre bate récords. Recibe casi cinco veces más cartas que Carla Bruni, su célebre predecesora durante el mandato de Nicolas Sarkozy. «Numerosas mujeres de 60 y 70 años escriben a Brigitte para darle las gracias porque no se atrevían a llevar ese tipo de vestidos o demostrar que aún se puede seducir a los 65 años», ha revelado Pierre-Olivier Costa, director de su gabinete, que tiene cuatro empleados, uno menos que Valérie Trierweiler, la ex de François Hollande, y la mitad que Bruni.

En el año que acaba de cumplir en el Elíseo, la antigua profesora de francés se ha interesado por los temas de educación, discapacidad, acoso escolar y violencias sexuales a los niños. Ha decorado el palacio presidencial con obras de Picasso, Delaunay o Dubuffet. Y recibe a estrellas como Jean-Paul Belmondo, Angelina Jolie o Monica Bellucci. «A mi edad no tengo nada que probar», suele repetir la musa de la arruga bella.

Fotos

Vídeos