«A mí el amor me anula los sentidos»

Sainz está ahora volcada en una plataforma de conocimiento colaborativo. / vivlium
Sainz está ahora volcada en una plataforma de conocimiento colaborativo. / vivlium

Centrada en su hijo y en su trabajo, Inés Sainz se acaba de estrenar en la plataforma Vivlium.«Para las relaciones no tengo ganas ni tiempo»

ARANTZA FURUNDARENA

H ace apenas unos meses se cumplieron veinte años de su elección como Miss España y ella dice que en lo esencial sigue siendo la misma. «Recuerdo que en el certamen me preguntaron cuál era mi máxima aspiración en la vida y dije ser feliz. Hoy contestaría lo mismo. Y sigo siendo igual de pesada con mi tierra, muy bilbaína», afirma Inés Sainz a sus 42 años, hoy afincada en Madrid y convertida en empresaria, bloguera, «soltera vocacional» y madre de un niño del que tiene la custodia compartida. La vida, como a todos, le ha dado algunas sorpresas, pero cuando se para a hacer balance el saldo le sale positivo. Ahora está especialmente entusiasmada con su nueva faceta como docente en Vivlium.

«Es una plataforma de conocimiento colaborativo que conecta a la gente que quiere enseñar con la que quiere aprender -explica-. Yo estoy posicionada en el área del 'lifestyle' o estilo de vida: moda, belleza, bienestar, cosmética... Mi 'masterclass' se titula 'Seduce comunicando con tus cinco sentidos'. Ahí he volcado mi experiencia en comunicación, donde a menudo tengo que seducir a mis audiencias en muy poco tiempo».

Los destinos de las 'misses' son habitualmente inescrutables y sobre todo impredecibles, pero ser presentadoras de televisión es uno de los más recurrentes. Sainz empezó de ese modo. Sin embargo, pasado un tiempo, decidió retirarse a un segundo plano para profundizar en el mundo del marketing... Y ahí lleva quince años. Después de trabajar como imagen de diversas marcas, se lanzó al emprendimiento y hace casi una década fundó la agencia de comunicación y relaciones públicas Back Up. «Pero mi sueño siempre será volver a la tele -reconoce con sinceridad-. Es un medio que me chifla».

«Si estás atenta, te das cuenta de que el micromachismo es constante»

Opina Inés que el mundo de la comunicación es eminentemente femenino. «Es una habilidad que tenemos más desarrollada las mujeres», sostiene. El feminismo es otro de sus frentes abiertos. «Empecé con esta guerra hace tiempo -detalla-. En los últimos Juegos Olímpicos me llamó mucho la atención el lenguaje de los comentaristas deportivos. Me parecía machista. Yo misma he comprendido con el tiempo que sufrí una situación de acoso a los 27 años, cuando me echaron de una empresa tras denunciar ciertos comportamientos abusivos... Entonces era jovencita y no reaccioné». Hoy la antigua Miss España no tiene el menor reparo en pararle los pies al ligón que ose repetirle la frase que más detesta: '¿Todas tus amigas son tan guapas como tú?'. Sainz asegura que, «si estás atenta, descubres que el micromachimo está a la orden del día. Por eso yo insisto mucho en educar en la igualdad a mi hijo».

Soltera, «más productiva»

Su hijo se llama Mateo, tiene solo cinco años, le encanta jugar al fútbol y, de momento, pasa de las chicas, pero también está familiarizado con el mundo de la moda y ya ha empezado a entender el trabajo de su madre... «¿Hoy tienes evento, mami?», le pregunta cuando la ve maquillarse para salir. Mateo es fruto del matrimonio de Inés con Cristian Martín, del que se separó hace unos años y con quien comparte la custodia del pequeño, «para lo bueno y para lo malo», como ella dice.

Porque Sainz no está muy convencida de que esa sea la mejor fórmula para los hijos. «Estoy de acuerdo en que el peso recaiga sobre los dos progenitores por igual. Es lo más justo. Pero me da pena que el crío tenga que cambiar de casa. He leído mucho sobre el asunto y en países avanzados como Australia, donde la custodia compartida se implantó hace años, ya han hecho estudios sobre las consecuencias que tiene este trasiego en los hijos. Quizá lo ideal sería que el niño se quedara en una casa nido y los padres se fueran turnando».

En el terreno sentimental, Inés dice encontrarse «en una etapa muy tranquila». Vive centrada en su hijo y en el trabajo. «Para las relaciones personales no tengo ganas ni tiempo. Ahora mismo, paso», sentencia. Y añade que el poco tiempo que le queda «lo valoro tanto que no se lo voy a entregar al primero que aparezca». Sainz siempre se ha considerado muy independiente, e incluso está convencida de que resulta más productiva siendo soltera. «No me hace más creativa el estar enamorada. Al contrario, a mí me anula los sentidos, no puedo funcionar como soy al cien por cien. Yo cuando me he enamorado -confiesa-, me he enamorado tanto que no lo he ejecutado bien».

Fotos

Vídeos