Abuelas con gancho

Abuelas con gancho

FERNANDO MIÑANA

Constance Ngubane tiene 79 años pero se mueve con una agilidad sorprendente. Baja el tronco y la cabeza para esquivar los puños amables que le lanza su entrenador de boxeo y a continuación contraataca sacando los guantes. Derecha, izquierda. Derecha, izquierda. Constance es una de las septuagenarias que se hacen llamar ‘Boxing Gogos’. Cuando Claude Maphosa abrió su gimnasio en Cosmo City, un suburbio de Johannesburgo, lo ultimo que se imaginó es que las primeras que se apuntaron, y las más entusiastas, iban a ser las ‘abuelas boxeadoras’.

Todas están encantadas con esta actividad. «Me encanta boxear porque me mantiene saludable, me pone en forma y me hace sentir joven», explica Ngubane. Su compañera Josephina Ramathlo, que también se entrena con un balón medicinal, no se queda atrás. «Cuando empecé estaba muy enferma, tenía asma. Pero ahora nunca me pongo enferma». Adoran a su instructor, que les dedica dos días a la semana y que ya ha empezado a buscar a futuras ‘competidoras’ de otros barrios.

Fotos

Vídeos