Las Provincias

Mutis de Charlene de Mónaco para abrir temporada palaciega

Beatrice Borromeo, Pierre Casiraghi, Carolina de Mónaco, Karl Lagerfeld y Charlotte Casiraghi, en el Baile de la Rosa. :: sebastien nogier/ efe
Beatrice Borromeo, Pierre Casiraghi, Carolina de Mónaco, Karl Lagerfeld y Charlotte Casiraghi, en el Baile de la Rosa. :: sebastien nogier/ efe
  • La esposa de Alberto II se ahorra el Baile de la Rosa que levanta el telón en la Costa Azul. Lagerfeld y Carolina lo visten de art nouveau

Mónaco, donde la primavera del glamour brilla más que en ningún otro lugar decidió adelantarse unas horas al equinoccio estacional (que es hoy) para recordarle al mundo del colorín quién marca en su calendario la llegada de la estación de las flores. El Salón de las Estrellas del Sporting Club de Montecarlo acogió en la noche del sábado su Baile de la Rosa, 'mascletá' anual de famosos, aristócratas, glorias de Hollywood, financieros y figurantes del 'cuore'). A partir de ahora, barra libre en la Costa Azul y alrededores para apreciar el lujo con mayúsculas.

Y el lujo nunca puede paladearse en plan 'fast food' así que, quienes lograron colar su nombre en la lista de invitados, tuvieron que 'aflojar' los 800 euros del acceso, que van a parar a las obras benéficas de la Fundación Princesa Kelly. Entre los rendidos a este 'síndrome de Stendhal' de lo exclusivo no pasó desapercibida la ausencia, por segundo año consecutivo, de Charlene de Mónaco, esposa del príncipe Alberto II.

Fiel a su costumbre, la casa Grimaldi no ha ofrecido explicación, aunque todo apunta a que decidió prolongar sus vacaciones con su familia en la estación de Gstaad. El año pasado, la excusa fue la enfermedad de su hija Gabriella.

Su mutis no empañó una nueva demostración de elegancia a cargo del maestro de ceremonias, el modisto Karl Lagerfeld, y de la anfitriona, Carolina de Mónaco. El creador alemán recuperó los aires art nouveau de principios del siglo XX para vestir ese Salón de las Estrellas. Un aroma que contagió muchos de los vestidos. Hubo una segunda arista que tampoco pasó desapercibida: la ausencia de la foto de familia de Alberto II junto a su hermana Carolina y otros miembros del clan como Alejandra de Hannover o Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo.

Pero a glamour muerto, glamour puesto. Los reyes del baile en su 63 edición fueron Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate