Las Provincias

El ministerio de Justicia tailandés ve improbable revisar el caso de Yuyee

Yuyee Alissa Intusmiith.
Yuyee Alissa Intusmiith. / Archivo
  • Solo revisaría la pena si se hubiera incurrido en perjurio o en pruebas falsas, o bien se aportaran nuevas pruebas, y en el caso de la exmujer de 'Frank de la jungla' no se da "ninguno de estos tres" supuestos

La revisión de la condena a 15 años de cárcel contra Yuyee Alissa Intusmiith, antigua modelo y exmujer del presentador español conocido como 'Frank de la jungla', es improbable, en opinión del vicesecretario permanente del ministerio de Justicia de Tailandia, Thawatchai Thaikhiew.

En declaraciones recogidas hoy por el diario Bangkok Post, el funcionario señaló que la Justicia tailandesa solo revisaría la pena si se hubiera incurrido en perjurio o en pruebas falsas, o bien se aportaran nuevas pruebas, y que en el caso de Yuyee no se da "ninguno de estos tres" supuestos. "La corte consideró todos los aspectos antes de tomar su decisión", afirmó Thawatchai, en alusión al rechazo el miércoles por parte del Tribunal Supremo tailandés de la última apelación de Yuyee contra la condena dictada por la Justicia local.

La exmodelo tailandesa fue detenida en noviembre de 2012 en el aeropuerto de Don Mueang, en el norte de Bangkok, al regresar de un viaje a Vietnam, y entre sus pertenencias las autoridades requisaron 5 miligramos de cocaína. Un tribunal de Bangkok sentenció en junio de 2014 a Yuyee a 15 años de cárcel y una multa de 1,5 millones de Baht (unos 61.000 dólares o 45.000 euros) por posesión y tráfico de cocaína, una condena ratificada esta última semana. A la pena se suman tres meses de cárcel de una sentencia anterior por carecer de los permisos necesarios para mantener animales salvajes en su domicilio.

Su exmarido y padre de sus hijos, Francisco Javier Cuesta, popularmente conocido como 'Frank de la jungla', ha defendido desde las redes sociales la inocencia de Yuyee y la injusticia que están cometiendo las autoridades de Tailandia. El presentador también denunció la manipulación de las pruebas e irregularidades durante el juicio.

La justicia tailandesa castiga con severidad el tráfico de drogas, sin considerar como atenuantes el consumo propio o el menudeo, para frenar a las mafias que comercian en su mayoría con metanfetamina y heroína.