Las Provincias

Mariah Carey y James Packer llevaban prometidos desde el pasado mes de enero. :: instagram
Mariah Carey y James Packer llevaban prometidos desde el pasado mes de enero. :: instagram

El «insultante» acuerdo matrimonial de Mariah Carey

  • Su multimillonario exnovio no estaba dispuesto a que despilfarrase su fortuna.La cantante estudia demandarle por «daños colaterales»

En marzo y en Bora Bora. La fecha y el lugar ya lucían en las invitaciones para la boda de Mariah Carey, de 46 años, con el empresario James Packer, de 49. Pero las cartas nunca saldrán para sus destinatarios. La pareja ya es historia... y todo apunta al acuerdo prenupcial como principal causa de la ruptura. Nada se dejaba al azar en el más de un centenar de folios que formaban parte del contrato legal, que la cantante ha calificado de «insultante» entre sus amigos más íntimos. En el documento se hablaba desde los regalos que recibirían hasta el restrictivo uso del avión privado del empresario australiano que podría hacer la artista tras dar el 'sí, quiero'.

La cautela era máxima en el entorno del magnate: si la diva ronda una fortuna estimada de unos 450 millones, su hasta ahora novio supera los 2.700. Y Packer no estaba dispuesto a que su chica despilfarrara su dinero. Ni tampoco que airease su vida. La cantante se encuentra en plena grabación de su propio 'reality', en el que su prometido se negó a participar, y menos a grabar su boda. Por cierto, en caso de divorcio, la artista recibiría unos 5 millones de euros por cada año juntos.

Al final no hubo acuerdo. Ambos pusieron fin a la relación y ahora se especula con que Carey estaría pensando en demandar a su exprometido por los «daños ocasionados» durante estos meses de noviazgo. En concreto, le pediría más de 40 millones por haberse tenido que mudar a California, donde el empresario residía por los hijos de un anterior matrimonio. El culebrón está servido.