Las Provincias

La bella desplumada

Kanye West y Kim Kardashian, justo después del atraco en su hotel de París. :: norte de castilla
Kanye West y Kim Kardashian, justo después del atraco en su hotel de París. :: norte de castilla
  • Ladrones disfrazados de policías roban en París a Kim Kardashian joyas valoradas en cerca de 10 millones de euros

Desplumada a punta de pistola. Kim Kardashian ya tiene otro episodio que contar en Instagram a los 84 millones de seguidores de su desenfrenada vida. Unos ladrones disfrazados de policías le han robado en pleno corazón de París joyas valoradas por ella en cerca de 10 millones de euros, incluida una sortija con un diamante de 20 kilates regalo de Kanye West. El atraco, el más importante sufrido por un particular en Francia desde hace más de 20 años, supone un duro golpe añadido al sector turístico galo, debilitado por masacres terroristas, disturbios callejeros e incidentes con famosos como el de Courtney Love atacada por taxistas en huelga.

El robo se produjo en Le Pourtalès, un hasta el lunes discreto hotel para millonarios frecuentado por estrellas como Leonardo DiCaprio, Madonna, Prince y Zlatan Ibrahimovic. A eso de las dos y media de la madrugada del lunes cinco individuos se presentaron en la puerta, sin cámara de vigilancia ni placas distintivas, de este exclusivo establecimiento cercano a La Madeleine y las galerías Lafayette. Enmascarados, armados y enfundados en chaquetones en los que ponía 'Police', amenazaron al recepcionista y le obligaron a subir con dos de ellos al apartamento de Kardashian y abrirles la puerta mientras los otros tres se quedaban a vigilar.

Los asaltantes apoyaron el cañón de un arma de fuego en la cabeza de la reina de la telerrealidad, que se encontraba sola y les entregó el piedrón tasado en 4 millones de euros que le regaló en verano su marido, así como un joyero con un contenido estimado en otros 6 millones. También se apoderaron de dos teléfonos móviles y de mil dólares en metálico. Luego la abandonaron en la bañera amordazada y atada de pies y manos antes de huir en unas bicicletas que había junto a la portería, donde encerraron al conserje.

Kardashian, que dentro de dos semanas cumplirá 36 años, fue interrogada por policías de la brigada de represión del bandidismo en el mismo escenario de la agresión. Cumplido el trámite, regresó a EE UU a bordo de un avión privado que despegó a primera hora de la mañana del aeropuerto de Le Bourget, próximo a París. Kanye West había interrumpido el concierto que ofrecía en Nueva York al conocer la noticia. Un portavoz del rapero explicó que tenía una urgencia familiar.

La estrella de 'La increíble familia Kardashian' es una asistente habitual de la Fashion Week de París. El pasado domingo presenció en primera fila el desfile de Balenciaga. También estuvo en el espectáculo montado en el Jardín de Plantas por Givenchy, en el que desfiló su hermana Kendall Jenner. La acompañaron en la semana de la moda parisiense su madre, Kris Jenner, y Kourtney Kardashian, otra hermana, que se hospedaban en el George V, un hotel de lujo.

Durante su estancia en la capital francesa ya se había llevado otro susto. El ucraniano Vitalii Sedouk, conocido por asaltar a celebridades como Gigi Hadid y Brad Pitt, burló la seguridad para tratar de darle un beso en el trasero. La rápida reacción de un guardaespaldas impidió esa excéntrica protesta por llevar implantes en los glúteos, según la reivindicación del frustrado autor del ósculo.