Las Provincias

Carolina Abril, la mejor actriz porno española de 2015. :: R. C.
Carolina Abril, la mejor actriz porno española de 2015. :: R. C.

Carolina Abril: «Desde el gol de Iniesta, sueño con él»

  • La tinerfeña Carolina Abril ha sido elegida mejor actriz porno de 2015. Con 18 años y un mes le pidió permiso a su madre. Ahora practica la pansexualidad: «Lo mismo me puede atraer un viejo, un gordo, una vieja o una gorda»

Los prejuicios son el peor enemigo de Carolina Abril (Tenerife, 1992), una canaria que acaba de ser nombrada mejor actriz porno de 2015. «La mayoría de las chicas se piensan que por ser actriz porno soy una guarra que va tirándose a todos los tíos. Imagino que es pura envidia». También habrá algún lector que piense que esta chica de 23 años es una fiesta continua, pero sabe ponerse seria y cortante. Tiene más problemas en hablar de dinero -«tú pon que vivo bien y ya está», zanja- que de otros temas que pondrían colorado a más de uno... y de una.

Vale, sí, tiene una voz sensual y habla sin tapujos de sexo. Pero ya está. A partir de ahí es una chica normal con un oficio inusual. Carolina nació en el agitado verano de la Expo y los Juegos Olímpicos, y creció en la plácida isla de Tenerife en una familia de trabajadores. Su padre es camarero y su madre lleva toda la vida subida a un camión de la basura. También tiene una hermana tres años más joven.

¿Cómo comenzó su interés por el porno? Pues un día que estaba a solas y pensó que le gustaría ser la chica de la película, por decirlo en plan fino. Otra vez estuvo con alguien que metió una cámara en la cama. Entonces descubrió que le gustaba mirar al objetivo y dejarse llevar. «Cogí y puse en internet: 'Quiero ser actriz porno'. Me salió una productora y la posibilidad de pasar un casting. Con 18 años y un mes envié las fotos y me aceptaron».

¿Cómo fue la primera vez?

Muy cutre. Era un director cutre, pero pensé que más adelante ya subiría mi caché.

¿Lo sabía alguien?

Claro, mi madre, que es como mi mejor amiga. Lo primero que hice fue pedirle permiso y ella me contestó: 'Si eso es lo que quieres...'».

¿Luego le contó aquella experiencia cutre?

No (se ríe). ¡Qué va! A mi madre solo le cuento lo guay.

En cinco años se ha hecho un nombre en este mundillo más o menos clandestino. El año pasado fue elegida mejor actriz por el público y este ha sido nombrada la número uno del porno por un jurado especializado. También ganó una especie de Gran Hermano dirigido por Nacho Vidal, nuestra estrella más universal. Y hace unos días fue la chica de la portada de la revista 'Interviú', donde explicó que practica la pansexualidad, una palabra con el prefijo 'pan', que en griego significa 'todo'. Así que uno ya se puede hacer una idea de qué va. Aunque introduce una diferencia con los bisexuales. «Me gustan las personas. Me puede atraer un viejo, un gordo, una vieja o una gorda».

Eso suena muy idílico, ¿pero es realmente así? ¿Cuáles han sido las personas de más edad y más peso con las que se ha acostado?

Un hombre de más de 80 años, uno de 130 kilos y una mujer de 110 o 120 kilos.

Pansexualidad lo llaman.

Carolina tiene un cuerpo muy bonito, pero asegura que no hay más secreto que practicar mucho sexo. «Es el mejor deporte de todos, así me mantengo en forma». Aunque luego reconoce que también pasa de vez en cuando por el gimnasio y la piscina. Y mantiene a raya la grasa en las comidas.

Esta 'porn star' no tiene pensada una fecha de retirada. Vive holgadamente, es muy joven y disfruta con lo que hace. Lo peor, además de los prejuicios, son los novios. Solo ha tenido uno. Duraron juntos cinco años. Luego la dejó por otra. «Estaba muy poco por casa», se consuela. Después nadie más ha aceptado seguir con ella. «Todos quieren que deje el porno. Entonces yo les pregunto: '¿tú me pagas lo que gano con esto?'. Ninguno responde». El porno llena el bolsillo, pero vacía el asiento de al lado. «Tengo muchos compañeros de trabajo; amigos, los justos. Hay interesados porque ganas mucho dinero y otros que piensan que eres una guarra».

Ya contó que no le importaría tener algo con Miley Cyrus, pero ¿a qué otro famoso le gustaría llevarse a la cama?

Sin dudarlo: Iniesta. Me encanta este hombre. El primer partido de mi vida fue la final del Mundial que ganó España con un gol suyo. Cuando se quitó la camiseta pregunté por qué lo hacía, y me explicaron que le dedicaba el gol a Jarque, que era su amigo, que había muerto... Me eché a llorar. Estoy enamorada de él. Desde aquel gol sueño con llevármelo a la cama. Pero no le conozco de nada...

La última frase tiene su miga. Javi Martínez y Muniain ya se metieron en un lío por publicar una vez una foto con ella. Pero ni confirma ni desmiente. «Calla, calla, que luego se enfadan».

Carolina Abril tiene aspecto de púber y parece ser que por eso es tan popular. No tiene ni un tatuaje ni un gramo de silicona, el error de las novatas en cuanto ganan un dinerillo. Ella sabe que su aspecto tierno, sin adornos, es el secreto. La palabra más buscada en este ámbito en internet es 'teenager' (adolescente).

Está en Canarias descansando y pasando la Navidad en familia. ¿Pero también le preguntan por su trabajo en Nochebuena?

Claro. Y yo les cuento mis anécdotas, que en el último rodaje me han roto o cualquier cosa...