Las Provincias

¿Quién es Dan Bilzerian?

  • El millonario jugador de póquer se ha convertido en el rey de Instagram

Dan Bilzerian es uno de los hombres más envidiados del planeta. El playboy, jugador de póquer y rey de Instagram, donde posee más de cuatro millones de seguidores, no deja de presumir en las redes sociales de toda su riqueza, mujeres, armas, vehículos de toda clase y de practicar actividades arriesgadas. Pero, ¿quién es realmente? ¿De dónde saca su fortuna?

Bilzerian es un exintegrante del ejército de Estados Unidos que en la actualidad se dedica profesionalmente a jugar al póquer y tiene un portal dedicado al juego de cartas, Victory Poker. Se rumorea que tiene una red de juego ilegal en Hollywood junto a celebridades de Hollywood como Leonardo Di Caprio, Matt Damon o Ben Aflleck. Además, es actor y se dedica a invertir en bolsa.

Biltz saltó a la fama mundial a través de las redes sociales, donde empezó mostrando su vida de excesos. Fiestas con chicas de infarto, bólidos, tanques, helicópteros, yates, armas de todo tipo, deportes de contacto y de riesgo son los temas habituales en su cuenta de Instagram, donde tiene hasta la fecha un total de 4.043.898 seguidores.

Millonario de cuna

El dinero no lo ha ganado por sí mismo, es millonario de cuna. Su padre, Paul Bilzerian se casó con su novia Terri Steffen, se trasladó a vivir a Florida (Estados Unidos) en 1978 y se dedicó a hacer carrera como corredor corporativo acumulando millones de dólares y copando los titulares de los medios de comunicación. Con una fortuna de 40 millones de dólares, Paul afrontó cargos por fraude fiscal y por ello pasó ocho meses en la cárcel. Dan, que recuerda aquel momento, tenía ocho años por entonces y debió afrontar las burlas de sus compañeros en el colegio cuando la noticia se propagó, como detalla eldiario.deljuego.com.ar.

El pequeño niño rico anduvo de colegio en colegio y acabó viviendo con sus tíos en Minnesota como castigo a su rebeldía. Más tarde fue enviado a la Academia Naval de San Petersburgo, donde meses antes de graduarse, fue detenido por poseer una ametralladora de la guerra de Vietnam en el baúl del coche que su padre le había regalado, como detalla el citado portal argentino.

Luego se alistó en la Marina para poder encauzar su vida. Su padre fue detenido una vez más por desacato al tribunal después de asegurar dos veces estar en bancarrota. En 1993 un tribunal ordenó a Paul Bilzerian pagar una deuda de 62 millones de dólares. Dan tuvo que firmar más de un tercio de su fondo fiduciario para que su padre no fuera a la cárcel, acto que le costó que este dejara de hablarle durante siete meses por haberle dado tanto dinero al Gobierno.

Ha sufrido dos infartos

Tras el desencuentro con su padre, Dan Bilzerian empezó a tirar el dinero hasta perderlo entre apuestas, alcohol y más excesos. Sufrió dos ataques al corazón debido a su frenético estilo de vida. “Llegué a estar de fiesta durante cuatro días seguidos sin dormir”, asegura, y a partir de entonces decidió cambiar de costumbres.

Comenzó a financiar pequeños largometrajes de su amigo Mark Wahlberg y a hacer donaciones de caridad. Cada semana recibe solicitudes de empresas de televisión que le ofrecen realizar un reality show sobre su vida que, por el momento, ha rechazado. Dan continua ganando dinero jugando al póquer, que es lo mejor que sabe hacer. En enero se embolsó ocho millones de dólares en una partida salvaje nocturna, porque él no participa en las Series Mundiales, sino que lo hace en partidas privadas. "Yo juego en partidas privadas con hombres de negocios y famosos. Ellos juegan para divertirse. Yo no me enfrento a profesionales. Ni siquiera me acerco a ellos", declaró Bilzerian, como recoge el periódico ABC.

Ganó 8 millones de euros en una partida

Dan Bilzerian ganó 10,8 millones de dólares (unos 8 millones de euros), con ciegas de 5.000 y 10.000 dólares, que ni siquiera son las más altas que ha visto en una mesa, que ascienden a 10.000-25.000. «Es una locura», cuenta. «Estaba jugando contra un tío que solo quería apostar coches o aviones. Solo decía: “Apuesto un Mercedes”. Un Mercedes 100.000 dólares, un Ferrari 300.000 y un Bugatti un millón. Esas eran sus apuestas», recoge ABC.

Bilzerian sigue ganándose la vida de la misma forma y presumiendo de ser uno de los hombre más afortunados del planeta. Desconocemos si tiene tope.