La Xerea se vuelca con Sant Bult

Toña Játiva y Antonio Bellido, en el centro.
Toña Játiva y Antonio Bellido, en el centro. / lp

JULIO TORMO

E ste primer fin de semana, y como manda la tradición, el barrio de la Xerea celebra la fiesta en honor del Cristo de Sant Bult. Son las fiestas más antiguas del 'cap i casal', que datan del siglo XIII. No se entendería esta parte de la ciudad antigua de Valencia sin la devoción a esta pequeña imagen, de Cristo sumo Sacerdote. Sant Bult es el alma de la Xerea. De hecho, en los peores momentos, no hace mucho allá por los años setenta y ochenta del pasado siglo, cuando muchas casas se venían abajo por su antigüedad y las humedades, cuando muchas viviendas y locales comerciales se vaciaban, Sant Bult, la Escuela Hogar de S. Bult y las fiestas en honor del Cristo, fueron el punto de unión de sus vecinos, el referente y la fuerza para seguir luchando por su supervivencia. Lo consiguieron. Hoy sus fiestas gozan de una excelente salud como podrá comprobar si acercan este fin de semana por sus calles, de manera especial, el domingo por la tarde ,cuando se celebre la solemne y nutrida procesión en honor de S. Bult.

Gran parte del éxito se le debe a un hombre, Antonio Bellido, presidente de la asociación de Sant Bult. Cuando la fiesta languidecía, cuando muchos de sus colaboradores por edad fallecían o se iban a vivir a otros barrios, él, incorporó a los jóvenes, empezando por sus hijos, Nacho y Paula y estos a sus amigos, a más gente que involucraron con ilusión y trabajo al proyecto de mantener y potenciar la fiesta. Todo un ejemplo de perfecta armonía entre veteranos y jóvenes, una fórmula que al menos en el mundo de la fiesta no falla.

Hace pocos días en un céntrico hotel tuvo lugar el nombramiento de la nueva clavariesa de este año, cargo que ha recaído en la prestigiosa ginecóloga Toña Játiva Rams, una persona muy querida en diversos estamentos sociales y culturales de la ciudad como se puso de manifiesto en su noche. Allí estaba una amplía representación del mundo vicentino, al que se halla tan ligada, como también el mundo fallero.

En su discurso de agradecimiento no pudo evitar las lágrimas, destacando la ilusión que tiene en vivir con intensidad estas fiestas centenarias, de manera muy singular la emotiva y sencilla procesión del próximo lunes a medianoche, cuando la imagen de Sant Bult baje del altar levantado en la plaza que lleva su nombre y se traslade al Hogar de Sant Bult. Una procesión en laque las mujeres del barrio, sin distinción de edad ni de otro tipo, son las únicas privilegiadas de llevar al santo en las andas, sobre sus hombros.

Fotos

Vídeos