La Virgen de los Desamparados se despierta entre flores

La Virgen de los Desamparados se despierta entre flores

Las floristas de Valencia homenajean a la Mare de Déu

Jaume Lita
JAUME LITA

Hoy en la Basílica de la Virgen de los Desamparados se respira otro aroma. Grandes arreglos florales, canastillas y ramos han invadido la casa de la patrona de Valencia en el tradicional homenaje del gremio de floristas de Valencia a la patrona de la ciudad que se conoce como la Festa dels Floristes.

Rosas, liliums, orquídeas, margaritas, gladiolos o claveles llenan tanto el altar y las capillas como el presbiterio y el púlpito gracias a los 60 floristas que participan en la fiesta.

La tradición de que los floristas de la ciudad de Valencia llenen el templo mariano con sus coloridas creaciones se inició por parte de los vendedores de flores que antiguamente se encontraban en el Mercado Central de Valencia, sumándose después los que venden en la plaza del Ayuntamiento.

La asociación de floristas de Valencia apunta que el homenaje de los vendedores tiene más de un siglo de tradición, dataría de 1885. Y se culmina con una misa en el templo de la patrona de Valencia a las 13 horas, siendo una jornada en la que muchas tiendas cierran sus puertas para acudir a la Basílica.

Esta ofrenda forma parte de los actos que se celebran después de la festividad de la patrona de Valencia. Este particular calendario se inicia con la Ronda a la Mare de Déu, el siguen los floristas en el jueves posterior y se culmina la semana siguiente con el popular Besamanos el miércoles y la Ronda de las Tunas ese mismo jueves.

En la organización de la Festa participan floristerías de la capital, entre ellas las de la plaza del Ayuntamiento, así como de pueblos cercanos y de la Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola de la Comunidad Valenciana (ASFPLANT).

Fotos

Vídeos