San Vicente Mártir, un santo que dejó huella entre los valencianos

Procesión en honor a San Vicente Mártir en la celebración del año pasado. / Jesús Signes
Procesión en honor a San Vicente Mártir en la celebración del año pasado. / Jesús Signes

El programa de actos festivos incluye la cabalgata del bautismo y la bendición de panes en la Roqueta

I. DOMINGO / L. GARCÉSVALENCIA.

Valencia festeja a su patrón: San Vicente Mártir. La ciudad se viste de fiesta para acoger los tradicionales actos que a lo largo de la jornada congregarán a cientos de ciudadanos en distintos puntos de la ciudad. No son pocos los enclaves de la capital donde se encuentra la huella del mártir, donde se descubre la vinculación del santo con la tradición y cultura valencianas, y que hoy se convierten en referentes para celebraciones. A lo largo de calles, templos y plazas se describe una ruta vicentina en el territorio urbano. Y más allá de las cruces también es posible seguir la impronta del patrón de Valencia a través del Camino de San Vicente Mártir, que parte de la provincia de Huesca y describe el recorrido de quien un día partió desde Aragón como diácono de San Valero.

Dispuestos a emprender el día, la primera parada en el recorrido vicentino conduce a la Catedral. A las 10.30 horas se celebrará la misa presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares. Tras la Comunión, saldrá la imagen de madera plateada del mártir para la procesión por las calles del Mar y Avellanas; plaza del Arzobispado y de la Almoina. En este punto finaliza el recorrido con el regreso de la imagen a la Seo por la puerta románica.

Cita en la Pila Bautismal

Muy cerca, en la iglesia de San Esteban, se anota otra cita. A las 13 horas se celebra el tradicional bautismo de un niño. El acto, organizado por la Asociación de la Pila Bautismal de San Vicente Ferrer, se celebra tras la cabalgata que parte a las 12 horas de la casa natalicia del santo dominico en la calle del Mar, donde se ofrece al niño a la talla de San Vicente Ferrer. Este acto rememora el bautizo del santo en 1350 y en él participan los Bultos de San Esteban, que representan a los personajes de la sociedad valenciana que asistieron al bautizo del otro patrón de la ciudad y de la Comunitat. Entre ellos, la virreina Germana de Foix, que será representada por la fallera mayor de 2017, Raquel Alario.

La cabalgata recorrerá la Glorieta, calle Paz, plaza Reina y seguirá por las calles Mar, Avellanas, Venerables hasta la plaza de San Esteban, donde se celebrará el bautizo de Luis Enrique Vicente Calabuig Mira, hijo del notario Luis Calabuig y de Neus Mira. Los padrinos serán, por parte de la familia, Javier Fuertes y Nuria Mira, mientras que la asociación estará representada por Serafín y Gabriela Ríos Tevar, según el presidente de la entidad, José Prefaci.

El Gremio de Sastres y Modistas, que tiene a San Vicente como patrón, se suma a las celebraciones con programa propio que incluye procesión cívica y misa en la capilla del Santo Cáliz.

La mañana ofrece más celebraciones en otras localizaciones. La parroquia Cristo Rey, la primitiva basílica sepulcral del santo mártir -conocida como la Roqueta- acogerá a las 11 horas la bendición y reparto de panes. Una hora después, se celebrará la misa mayor en honor al santo incluyendo la ofrenda de flores a cargo de las comisiones falleras. A pocos pasos de este lugar otro templo acerca a la vida del patrón de Valencia. La parroquia dedicada al mártir, junto a la plaza de España, recuerda el lugar donde fue abandonado por sus verdugos el cuerpo del santo en el siglo IV. Allí se oficiarán varias misas a lo largo del día. A las 19.30 será cantada.

No es esta la única celebración de la tarde. A las 18.30 horas la agenda vicentina descubre una nueva localización en la ruta del santo: la cárcel de San Vicente, que se encuentra en la calle del mismo nombre. Allí habrá misa en rito hispanomozárabe organizada por el Oratorio San Felipe Neri y el Centro Ecuménico Interconfesional de Valencia. Un poco más tarde, a las 20 horas, las celebraciones vuelven a la Roqueta con una eucaristía, en rito hispanomozárabe.

Más sobre San Vicente Mártir

Hay más lugares que descubren la impronta del santo aragonés. La cripta, en la plaza del Arzobispo, acogió una misa en el mencionado rito organizada por la Universidad Católica, que también lleva el nombre del santo. También la iglesia del Salvador y Santa Mónica, junto al Pont de Fusta, habla del mártir. En este templo se encuentra la columna en la que fue conducido de Zaragoza a Valencia para ser juzgado.

A los templos y las celebraciones que invitan al reencuentro con la aportación de San Vicente a la tradición valenciana se añaden otras manifestaciones culturales. Luis Garrido, musicólogo y director de la Coral Catedralicia, aporta un dato de interés: «El archivo musical de la Seo recoge valiosas muestras de música creada ex profeso para el oficio divino, el propio de la misa o para la procesión estacional».

El interesado por profundizar en el conocimiento del santo tiene más posibilidades. Puede extender la ruta a tierras aragonesas para peregrinar de Huesca a Valencia a través del Camino de San Vicente Mártir impulsado por la Asociación Via Vicentius Valentiae-Via Romana. El último registro descubre a unos 300 peregrinos que el año pasado solicitaron la credencial. Es el dato que facilita Salvador Raga, impulsor del Camino. Recuerda que los primeros pasos se dan en Roda de Isábena, pueblo más pequeño de España que cuenta con catedral, dedicada a San Vicente Mártir. El destino es la Roqueta. Raga insiste en la belleza del camino, que además de parajes regala la hospitalidad de pueblos aragoneses, castellonenses y valencianos.

Este año hay una novedad por la que Raga se muestra agradecido. Es la iniciativa de recuperación del trazado de la vía Augusta y Camino de San Vicente en la ciudad mediante la colocación de miliarios indicativos del lugar y en referencia a la imagen identificativa del recorrido vicentino: un círculo que encierra en su interior la reproducción de un aspa, representativa del martirio que sufrió el diácono de San Valero, que también en la ciudad cuenta con un templo en el barrio de Ruzafa.

Fotos

Vídeos