San Vicente Ferrer, en la encrucijada de 2019

San Vicente Ferrer, en  la encrucijada de 2019

La localidad francesa de Vannes se vuelca con el sexto centenario de la muerte del predicador mientras Valencia todavía no se ha pronunciadoLos Caballeros Jurados es la única entidad que ha puesto en marcha varias iniciativas para conmemorar la fecha

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

El 5 de abril de 2019 se cumplirán seiscientos años del fallecimiento de San Vicente Ferrer, patrón de la ciudad de Valencia y de la Comunitat, «un gigante, no de estatura, sino de lo grande que fue porque se recorrió toda Europa predicando, anunciando el evangelio y haciendo milagros», como ha destacado en alguna ocasión el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

Para la conmemoración de esta efeméride, la localidad francesa de Vannes, donde falleció el predicador y está enterrado, ya trabaja en la preparación de distintos actos, como explica el lloctinent general del Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer, José Francisco Ballester-Olmos. «Se han volcado con el 600 aniversario», destaca. Por ejemplo, en su catedral se conserva uno de los dos únicos manuscritos sobre el proceso de canonización del santo (el otro está en la Universitat de València).

De hecho, hace ahora un año, una comisión del obispado de Vannes visitó Valencia y mantuvo un encuentro con los Caballeros Jurados y con el arzobispo Cañizares para estudiar propuestas y proyectos comunes. Por ejemplo, para marzo del próximo año, está prevista la peregrinación de una delegación del obispado y del ayuntamiento de Vannes hasta la capital de Turia para visitar la ciudad y conocer los lugares vicentinos.

La actividad francesa contrasta con el silencio de la ciudad en la que nació San Vicente Ferrer, donde, hasta el momento, no se ha activado ningún protocolo para la efeméride. El Ayuntamiento sólo avanzó el pasado abril, con motivo de la festividad del patrón, que participará en los actos de 2019 con la cesión de locales para la celebración de actividades pero poco más.

En el caso de la Junta Central Vicentina, a comienzos de 2015, se anunció la constitución de una comisión con dos comités (de honor y ejecutivo) para los preparativos del sexto centenario sin que, hasta el momento, haya trascendido ninguna acción de la misma. En este sentido, el máximo órgano de representación de los altares vicentinos está pendiente de la renovación de su junta directiva, tanto los cuatro miembros que elige la concejalía de Cultura Festiva como los que corresponden a la asamblea.

Así, únicamente el Capítulo de Caballeros Jurados está trabajando en la efeméride de 2019. Por un lado, colaborando con Vannes; por otro, impulsando distintas acciones, como la petición, trasladada al Arzobispado de Valencia, para que 2019 sea declarado Año Santo Vicentino. En caso de ser concedido por el Vaticano, sería el segundo jubileo para Valencia tras la obtención del vinculado al Santo Cáliz y que se celebrará cada lustro.

Según detalla el profesor Ballester-Olmos, también se quiere impulsar una ruta vicentina por lo que «estamos preparando unas jornadas en Castellón y la Marina antes de final de año para poner en contacto a los territorios que estén vinculados con la figura de San Vicente. Queremos convocar a los cronistas oficiales». El objetivo no es otro que recopilar los hitos, tradiciones y elementos patrimoniales de cada pueblo relacionado con el santo. De ahí se podría dar el salto a Castilla, Murcia o Andalucía, añade el lloctinent general de los Caballeros Jurados, quienes también proponen la publicación periódica de ponencias.

En el horizonte de 2019 también está la concesión del título de Doctor de la Iglesia a la figura vicentina. Actualmente está pendiente la constitución de la parte actora del proceso (el Capítulo, Arzobispado, los dominicos, la Universidad Católica y la Facultad de Teología) para, posteriormente, elegir a un postulador que elabore la 'positio', el documento oficial sobre la figura de San Vicente Ferrer.

Más

Fotos

Vídeos