Resurrección a ritmo de pasodobles, aplausos y claveles

Resurrección a ritmo de pasodobles, aplausos y claveles

La Junta Mayor destaca la afluencia de público a las procesiones colectivas

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Alegría en las calles del Cabanyal, Canyamelar y Grao. Y por partida doble: se festeja la Resurrección del Señor y no ha habido ningún contratiempo en las procesiones. El presidente de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera, Francisco Carles, está feliz tanto por la participación de los cofrades como por la gran afluencia de público en los actos colectivos.

Minutos antes del desfile de Resurrección, que cerró ayer el programa oficial de actos, Carles hace balance y resalta la incorporación de una nueva cofradía (la Misericordia) y la presencia de muchos niños, lo que garantiza la continuidad de la fiesta. Para 2019, su último año como presidente (habrá elecciones y anuncia que no repetirá), pide «armonía, mejoras en el Museo y que todos sumemos en la fiesta».

Así lo han entendido también los políticos, que este año se han dejado ver con más asiduidad en la Marinera. Algunos, incluso, hasta en dos ocasiones, como el presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Otros, como los concejales del Ayuntamiento, han optado por participar directamente en el desfile, como Fernando Giner, que lo hizo con los granaderos del Cabanyal; Sandra Gómez, con su hermandad, el Cristo de la Palma; Eusebio Monzó, con la Hermandad del Descendimiento; o Carlos Galiana, con los colores de la Germandat de la Coronació d'Espines. Sin olvidar al ex edil Amadeu Sanchis, con la Oración en el Huerto.

El desfile fue más rápido que otros años, con 45 minutos de paso de cofrades y músicos

Todos se sumaron al desfile de Resurrección, que convierte las calles en una explosión de color, aplausos, flores (los claveles arrasaron a las rosas) y música. Desde pasodobles clásicos como el 'Valencia' a versiones libres del 'Volaré' o 'Un beso y una flor'. Todo aderezado con los besos y piropos de '¡Guapo!' o '¡Guapa!' que lanza el público a los cofrades y personajes bíblicos que reconocen. Entre ellos, un rostro que regresó: el del cofrade multado en 2015 por bendecir al público mientras representaba a Jesús y que este año ha vuelto a participar con la Hermandad del Descendimiento.

Calles llenas de público, especialmente las principales, para contemplar un desfile que fue más rápido que ediciones anteriores. Apenas 45 minutos de paso de cofrades y músicos. Aforo completo también en la tribuna de invitados, con rostros de la política como Pere Fuset, Ramón Vilar, Anaïs Menguzzato, Beatriz Simón, Luis Santamaría, Vicent Soler o Gabriela Bravo, además del obispo auxiliar Arturo Ros. La Semana Santa también recibió el apoyo de otras fiestas, ya que se vio a Francisco Esteve (Corpus), José Luis Albiach (Seguidores de la Virgen), Rafa Mengó (L'Antiga de Campanar) y Antonio Alpuente (Junta Central Vicentina). No apareció, por segundo año, el alcalde, Joan Ribó.

Como es habitual, al concluir el desfile, el Santo Sepulcro realizó el acto del Caracol para escenificar que acaba un ejercicio y ya asoma otro.

Fotos

Vídeos