Las reinas de la seda estarán en Fitur

Raquel Alario y su corte, en Fitur de 2017. / fotofilmax
Raquel Alario y su corte, en Fitur de 2017. / fotofilmax

Diez falleras mayores de Valencia, modistos y peluqueros viajarán a la feria del Turismo para potenciar la fiesta e indumentaria

L. SORIANO

valencia. Las máximas representantes de la fiesta harán 'desembarco fallero' el 18 de enero en Madrid para promocionar las Fallas en la Feria del Turismo Fitur. El evento, organizado por la concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Valencia en el día de la Comunitat en Fitur, pretende potenciar dos valores tan destacados como la tradición sedera y el amor por las fiestas que reflejan las falleras mayores de Valencia.

Para centrar la atención de los operadores turísticos se ha preparado un festejo donde diez falleras mayores de Valencia se convertirán una vez más en las embajadoras de las Fallas y de la seda.

Será una constelación de falleras mayores las que amplificarán el acto que ya preparó la falla Barrio Beteró en octubre, en el que se rindió homenaje al espolín, como tejido de seda hecho a mano que es la joya de la corona.

Ahora se revivirán estas emociones en la capital de España, donde algunas de las máximas representantes de la fiesta lucirán sus mejores sedas y se verán trajes de valenciana y aplicaciones más actuales de la seda, como ya se pudo contemplar en el desfile de Beteró, por ejemplo, con la reconstrucción de sedas y espolines que portaron Rocío Pascual (FMIV 2012) y Ariadna Galán (FMIV 2011).

Según destaca la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Sandra Gómez, el «tándem entre seda y Fallas nos permite acercar a profesionales y turistas nuestras tradiciones y rasgos culturales más singulares. Los viajeros buscan en los destinos experiencias únicas y diferentes. Buscan la autenticidad del territorio, aquello que no pueden disfrutar en ningún otro lugar». Por eso añade que «Valencia y nuestras Fallas son únicas y han conseguido convertirse en la máxima expresión del carácter valenciano. Las Fallas son un ejemplo de convivencia entre residentes y visitantes, por eso han merecido el reconocimiento de la Unesco. Además, son escaparate de una industria centenaria en nuestra ciudad como es la seda que los indumentaristas reinventan con talento e innovación».

Fotos

Vídeos