Recta final para las plumas de los poetas festivos

Gala. Gala de Lo Rat Penat con una representación de los poetas festivos, junto a Raquel Alario (FMV 2017) y Noelia Durbán, regina dels Jocs Florals de la pasada edición. / lp
Gala. Gala de Lo Rat Penat con una representación de los poetas festivos, junto a Raquel Alario (FMV 2017) y Noelia Durbán, regina dels Jocs Florals de la pasada edición. / lp

Los escritores valencianos visitan los talleres de los artistas, estudian las memorias y repasan la actualidad para inspirar sus poesías Manuel Lagardera bate su récord personal con la firma de 29 llibrets y Ferran Gil le sigue de cerca creando versos para 26 explicaciones de falla

LOLA SORIANO

valencia. Los ordenadores y plumas de los poetas festivos trabajan a toda máquina para que los llibrets de falla lleguen a tiempo a las imprentas. Si bien los artistas preparan en sus talleres el lijado de las últimas piezas y empiezan a dar color a los ninots, los versos que explican las escenas van tomando forma. Nueve poetas reconocidos en la fiesta aseguran que ya están en la recta final de una carrera de fondo para sacar la mayor punta posible al ingenio y gracia.

Una de las mujeres que se ha hecho un hueco por su divertida pluma es Ampar Cabrera. Este año bate su récord y firmará los versos de 17 llibrets. «Creo que es fruto del reconocimiento, pero sobre todo de la amistad de mucha gente», afirma.

A la hora de trabajar las temáticas, explica que hay años «en que prima la actualidad política, otros de las revistas del corazón y lo que siempre prima es lo 'verd'». De hecho, asegura que a ella le encanta hablar de estos últimos temas, «pero en lugar de buscar lo picante desde la perspectiva del hombre, es desde la visión de la otra parte del sexo».

Cabrera empezó en 2006 en su comisión, Santiago Rusiñol y este año firma llibrets como el de su falla, Gayano Lluch, San Vicente-Periodista Azzati, Juan de Aguiló -que celebra su 75 aniversario-, Barraca Espadán e incorpora este año a Músico Espí. Recuerda que comenzó escribiendo apropòsits, «pero hice un curso en Lo Rat Penat y Juan Antonio Alapont me dijo 'tú para estos vales'». Algo de razón llevaría el maestro porque Ampar ya ha logrado tres veces el premio Bernat i Baldoví y varios extraordinarios más.

Ampar indica que «no enseño nunca los apuntes a nadie. A veces le consulto a mi marido, que es castellano parlante (Alcublas) y si veo que lo entiende es que está bien».

Donís Martín hace este año 18 llibrets, pero años atrás llegó a firmar más de una veintena. También comenzó por casualidad. «En 1974 la falla Peu de la Creu quería celebrar el centenario de la primera falla que se plantó en el barrio. Hacía diez años que no hacían llibret y querían buscar a Milo Panach y les dije que ese año quería hacerlo yo. Fue el primer llibret que escribí en valenciano y me llevé el primer premio 'novell'».

Donís explica que para inspirarse «parto de la memoria de la falla y los bocetos y también a veces voy a ver a los artistas». Este año suma nuevas fallas como Conde Salvatierra-Cirilo Amorós y Carrera San Lluis-Rafael Albiñana.

Recuerda que un año coincidió «que tres comisiones tenían como temática la noche y en dos de esas dos fallas las escenas eran iguales y fue un reto hacer los versos». A estas alturas sólo le quedan por terminar tres de los 18 llibrets.

Juanjo Serra comenzó a escribir llibrets en 2004 en Santiago Rusiñol. Este año es responsable de los poemas de Norte-Zamenhoff; Pintor Segrelles y San Bult.

Para inspirarse, Serra considera fundamental charlar con el artista, «visitar el taller, tomar notas y hacer fotos para que no se me escape ningún detalle». Desde que comenzó, ha creado ya 70 llibrets. En 2015 obtuvo el premio extraordinario 'novell' y el pasado año el extraordinario Bernat i Baldoví de 2017 y, por tanto, se ha ganado el honor de hacer los poemas a las falleras mayores de Valencia en el Libro Fallero.

Manuel Lagardera pondrá verso a 29 llibrets (15 infantiles y 14 grandes) y así bate su récord personal. El primero que escribió fue el infantil de Islas Canarias-Trafalgar en 2007.

Lagardera era fallero de Sevilla-Denia, «y el poeta Pepe Navarro me dijo que lo intentara. Me dio clases y luego hice cursos de perfeccionamiento en Lo Rat Penat».

Con el primer llibret «me concedieron el cuarto premio 'novell', pero me envenené con la escritura». Cada año logra un premio extraordinario, algún primero o segundo «y por supuesto algún accésit», confiesa.

La falla donde lleva más tiempo haciendo el llibret es en Costa y Borrás, desde 2008, «y también colaboro con los guiones». Lagardera es uno de los que primero calientan la pluma, «porque en mayo ya empiezo a dar forma, cuando otros compañeros empiezan tras el verano».

Como detalla, explica que un año «una falla se quedó sin artista y poeta y me llamaron cinco días antes de que se cerrara el plazo para entregar el llibret. Trabajé casi sin dormir».

Ferran Gil pondrá la poesía a 26 llibrets, 15 grandes y 11 infantiles que sumarán un total de 11.000 versos. Comenta en tono de humor que no es el año que más llibrets ha hecho. «Mi récord está en 34 y tuve unos 30 premios». Cuenta con uno 'novell'; tres extraordinarios en la falla Mendizábal de Burjassot; dos de Cádiz-Literato Azorín; uno de Azcárraga y uno de Calabaza. A pesar de ello, confiesa «que el mejor premio es mantener la confianza y la fidelidad de las fallas».

Su año de debut fue en 1988 en su falla, Barón de Patraix-Cuenca y ya ha creado los poemas para más de 500 llibrets. Sobre el tiempo que invierte, detalla que «depende de las escenas que lleve la falla, de la complicación de la temática y de los inspirado que esté. Igual cuesta tres días que un mes y medio».

Sito Sanchis este año, por motivos personales, se centra en dos llibrets, Santa María Micaela y Jacinto Labaila-Manuel Simó. «Para inspirarme me fijo en la actualidad. Leo los periódicos, veo la tele y voy al taller a charlar con el artista y grabo la conversación con él».

Sito con 16 años ya hacía cartelería «y luego vino el trabajo fino del poeta detrás del ordenador. Y el siguiente paso fue ser autor de teatro. Ha sido mi primer año en Sanchis Bergón y están nominados con 'Un embolic per castic'», confiesa.

Quique Almero compagina su faceta de presidente de agrupación de Mercat de Jesús, con la directiva de la Interagrupación, su trabajo de funcionario y familia y todavía le queda tiempo para los llibrets. «Hago 17, nueve grandes y ocho infantiles».

Comenzó en 2006 en su comisión, Tres Forques-Cuenca-Pérez Galdós. Entonces, Ferran Gil hacía el llibret grande y él el infantil.

Como anécdota detalla que «en fallas infantiles es cada vez más frecuente vincular en los temas a los niños y las nuevas tecnologías y redes sociales y si coincide en varias fallas, tienes que dar vueltas al tema para que llibrets sean diferentes».

Hernán Mir, también funcionario, está muy implicado en el mundo de las Fallas. Escribe obras de teatro, guiones de falla, versos para la explicación de las fallas y algún artículo de opinión o de investigación. Este año escribe la poesía en la falla Dos de Mayo de Paterna y un artículo de opinión para Juan Ramón Jiménez de Xàtiva.

El llibret de Dos de Mayo lleva por lema 'Rodamons' y «habrá dos personajes, Rajoy y Rivera que se representará como dos nodrizas con biberones con soluciones para España que no llevan a ninguna parte».

En la falla Na Jordana ya se ha convertido en un todo un clásico la pluma de Jesús Catalá. «Llevo haciendo los versos en la comisión entre diez y doce años». Este año se centra en el llibret de esta comisión, «pero el año que más hice fue tres llibrets de fallas grandes y dos de infantiles». Catalá suele comenzar en julio a dar forma a los versos, «pero el ejercicio que la falla iba del caballo de Troya, como queríamos hacer como los hexámetros de Homero, y era complicado, comencé más pronto». Como también participa en el guión de la falla, la inspiración va fluyendo y en esta edición la temática es la libertad.

Como anécdota este biólogo de profesión y profesor de Historia de Ciencia recuerda que en una falla del Carmen se hablaba de las cucarachas americanas y las españolas. Salió el nombre de las primeras, conocidas como 'periplaneta americana', con un defecto en la cartelería, porque habían puestro una letra 't' de más. Dio la casualidad que pasó un entomatólogo y estaba criticando el fallo y le tuve que enseñar el llibret para que quedará claro que en el verso estaba bien y que fue un error de cartelería».

Más

Fotos

Vídeos