Peña taurina El Cuerno, un emblema en Náquera

Dos aficionados al alimón ante uno de los cerriles del año pasado. / franky
Dos aficionados al alimón ante uno de los cerriles del año pasado. / franky

La agrupación invita a otra de Borbotó para embolar un toro tras la prohibición de los bous embolats en la pedanía de Valencia La institución, con casi 40 años de historia, apuesta sobre todo por el ganado autóctono

JORGE CASALS

valencia. Están inmersos en plenas fiestas. Desde la mañana hasta bien entrada la madrugada, se respira estos días en Náquera un ambiente de lo más taurino. Es el turno de la Peña El Cuerno, una de las dos agrupaciones taurinas con las que cuenta este municipio del Camp del Turia.

Aunque desde siempre esta peña ha apostado por las ganaderías autóctonas, hace dos años decidieron introducir también en su programación los toros cerriles. Para mañana sábado aguardan dos toros, uno de Carlos Núñez y otro de Hermanos Sampedro, que a las 18.30 horas serán desencajonados desde la calle Maestro Baix. «En la peña somos muchos los aficionados al toro cerril, así que hace dos años nos lo propusimos y lo estamos llevando a cabo», afirma José 'El Sarier', vicepresidente y portavoz de la Peña El Cuerno.

Además de los cerriles, el ganado autóctono es otro de los alicientes en Náquera. Y es que esta peña siempre se ha interesado por las mejores ganaderías del momento, además de acartelar a toros de tan reconocida fama como 'Cubano', de Fernando Machancoses; 'Modisto', de Fernando Machancoses, o incluso el popularísimo 'Ratón', de Gregorio de Jesús, al que una fuerte tormenta truncó su salida a las calles de Náquera. «Este año el toro estrella es Ardillo, de Dani Machancoses. Hoy por hoy es el mejor toro para bolas del momento y se ha creado una enorme expectación para verlo", asegura El Sarier. Será mañana sábado por la noche, antes de la embolada de los dos toros de la tarde, cuando Náquera presencia la embolada del toro Ardillo.

La fiesta comienza a mediodía y no tiene fin hasta la noche. Típicas son las entradas de vacas antes de la comida. Y la prueba de algunas de las vacas. Este año correrán a cargo de Dani Machancoses. Ya por la tarde, hay variedad: La Espuela, El Gallo y el propio Dani Machancoses son las tres divisas anunciadas.

En Náquera, hay auténtica pasión por el toro embolado. «Yo creo que en nuestro pueblo nadie se atrevería a prohibirlo. El toro embolado es el momento del día que todos estamos esperando», asegura el representante de la peña. Hay cola para intentar cortar una cuerda o salir del rabo de un toro, incluso se celebran sorteos si hay mucha demanda de valientes. La cuadrilla de Manolo Zamora, de la vecina localidad de Moncada, es la encargada de las emboladas durante toda la semana salvo la noche del viernes, debido a un detalle de solidaridad que merece la pena resaltar.

Y es que uno de los toros será embolado por la Penya El Ferratge de Borbotó, pedanía de Valencia que sufre la injusta e incomprensible prohibición del bou embolat. La solidaridad de Náquera con Borbotó muestra la unidad de los aficionados y la sensibilidad que existe entre ellos ante esta situación que viven tanto la propia Valencia como sus pedanías.

Jornada para niños

Otro de los actos destacables fue la jornada que dedicaron a los niños el miércoles, que disfrutaron con un encierro infantil y un concurso de recortes. «Hay que inculcar esta fiesta a los más jóvenes, que deben conocerla desde bien pequeños. Es lo que hicieron con nosotros y la tradición debe continuar».

Casi cuarenta años lleva activa esta peña, que nació en 1979. Aquel año los festejos taurinos se hicieron en Navidad y el nombre de la peña surge porque dos de los primeros toros embolados se partieron el asta durante su juego.

Ahora la agrupación taurina cuenta con 25 socios enamorados de la tradición. Son los que trabajan durante todo el año para conseguir unas fiestas de este nivel que son ya un referente. Ahora cuentan con una nueva sede. Hace poco fue inaugurada por el diestro Vicente Ruiz 'El Soro', que cuenta en esta peña con muchos partidarios y admiradores. Allí se reúnen cada viernes del año para tratar los temas de la peña y, cómo no, disfrutar de buenas tertulias.

Apenas quedan ya dos años para cumplir su cuarenta aniversario. Una fecha que, según anuncian, esperan celebrar con algún acontecimiento importante. Y es que cumplir cuatro décadas no está al alcance de cualquier peña. El Cuerno de Náquera, puede presumir de ello. Historia y entrega a la fiesta marcan su andadura.

Fotos

Vídeos