Pasodobles valencianos con nombre y apellidos

Hugo Chinesta con Alicia Moreno, fallera mayor de Valencia 2016./LP
Hugo Chinesta con Alicia Moreno, fallera mayor de Valencia 2016. / LP

Los compositores componen marchas por voluntad propia o encargo | La personalidad determina el motivo de la marcha

Jaume Lita
JAUME LITA

Hoy en día existen pasodobles con una gran variedad de títulos: personas, cargos, fiestas, ciudades, barrios, colectivos... La lista aumenta conforme pasa el tiempo, siempre sujeta a la imaginación y trabajo de los compositores. O bien por encargo o por un motivo personal, así nacen las composiciones que las agrupaciones musicales interpretan en desfiles y conciertos. Este auge musical nutre de calidad y diferenciación el repertorio de las bandas de música en su actual momento, el mejor a nivel social de la época reciente.

Compositores de la talla de Ferrer Ferran, Hugo Chinesta, Óscar Navarro y David Gómez detallan a LAS PROVINCIAS cómo se trabaja sobre el pentagrama blanco para que la composición respire los aromas de la persona a la que se le dedica la obra. Todos coinciden en que la personalidad del que da el título es esencial para el estilo de la obra.

Suelen ser trabajos de pocos meses, en el caso de los encargos. Obras específicas bajo un título destacado que sirve de guía e inspiración para la cabeza pensante del compositor que intenta conjugar su estilo propio musical con la idea que va surgiendo al ritmo de marcha.

Los pasodobles de Óscar Navarro han llegado a países como Holanda, Alemania o Estados Unidos. Las marchas que llevan su sello personal se inspiran en los gustos personales de la persona a la que se le dedica el pasodoble. «Hoy en día el trabajo es completamente por encargo, hace 8 o 10 años componía porque me apetecía. Intento sacar pistas sobre la persona que se traduzca en música sobre el pentagrama», puntualiza el compositor alicantino.

El compositor de la conocida marcha cristiana 'Andrés Contrabandista' destaca su pasodoble 'María Teresa Lacruz', un encargo de hace poco más de un lustro que se llegó a interpretar en el popular 'Mano a mano' entre las dos bandas de la localidad valenciana de Buñol, por parte de 'Los Litros'.

Óscar Navarro.
Óscar Navarro. / LP

Ferrer Ferran, por su parte, aplica una fórmula para que cada marcha sea más única, aún si cabe. Consiste en adaptar las letras del nombre de la persona que da título al pasodoble con las notas musicales en alemán. Con esas notas se construye todo un ensamblaje musical que sea acorde con la personalidad del homenajeado. «¿Un pasodoble especial? 'Música i Poble'. Fue una petición de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana y acabó siendo una obra diferente a lo que había hecho hasta ese momento«, recuerda el compositor valenciano.

«No compongo por dinero. Yo hago música para hacer feliz a la gente y si es dedicado, lo hago por gusto«, puntualiza Ferrer Ferran. »He intentado contar las horas exactas que le dedico a una obra, pero es imposible. Siempre hay un momento que haciendo otra cosa te viene la inspiración con un tema o melodía«, señala 'el compositor de la música que nos hace soñar'.

En el aspecto del tiempo que se dedica para componer una obra coincide Hugo Chinesta: «el tiempo empleado depende del encargo, del cuándo debe estrenarse la obra». Natural de Aldaia, sus obras se inspiran en el cargo de la persona a la que se le dedica el pasodoble y además alguna nota diferente. «El pasodoble a Alicia Moreno como fallera mayor de Valencia 2016 incluye pasajes de cant d'albaes y en el caso de la marcha a Claudia Villodre también quise incluir cierto aroma a 'El cant del valencià' por su centenario«.

El pasodoble a la que fuera fallera mayor infantil de Valencia 2014 «tiene algo especial», destaca el músico valenciano que podría ser conocido como 'el compositor de las Fallas' ya que entre su repertorio se encuentra también el pasodoble 'Cadafal faller' y 'Ceballos & Sanabria' en honor a los artistas falleros.

En ese ímpetu de buscar pasodobles personales se encuadra David Gómez Ramírez, la batuta valenciana que conquista Vietnam. En sus viajes por Filipinas y países asiático aún no ha sonado su música entre la que se encuentran pasodobles dedicados de forma especial. «La infancia, tus vivencias, lo que tocas en la banda... todo se une en el momento compones y surgen obras muy personales», explica el músico sevillano que reside en Valencia.

David Gómez, entre su repertorio cuenta con un pasodoble premiado por la Diputación de Córdoba. «Gané el concurso y la obra lleva por título 'Plaza de toros de Cabra', pero pedí que se añadiera 'El Zarandilla' por mi abuelo, porque era muy taurino. Las composiciones son como hijos propios. Los profesionales no debemos hacer obras como si fueran churros, deben ser especiales y diferentes, que muestren evolución, aprendizaje y madurez. Es esencial que un pasodoble contenga unas líneas pegadizas, que el público no olvide la melodía«, señala el también director musical.

Fotos

Vídeos