219 parejas de niños participan en la dansà

Daniela Gómez, en la dansà infantil. / jesús signes
Daniela Gómez, en la dansà infantil. / jesús signes

Daniela Gómez, Rocío Gil y sus cortes demostraron su entrega en el baile en una plaza repleta

LOLA SORIANO VALENCIA.

El sonido del tabal i dolçaina consiguió ayer llenar de público la plaza de la Virgen en la primera jornada de la dansà. Por la tarde, los protagonistas fueron los infantes. Participaron 219 parejas.

La fallera mayor infantil de Valencia, Daniela Gómez, y su corte danzaron mostrando una gran destreza. «Es la primera vez que bailo, porque el año pasado estuve practicando, pero no pude estar en la plaza, dijo Daniela, acompañada por Iván Gil, de Costa y Borrás.

Para la ocasión escogió un guardapiés verde oliva de Sedica con transparencias de algodón de madrás. El justillo era de seda con envare interior con bordado en cadeneta oro de Campoy. Se complementaba con camisa y un delantal con lentejuelas y fleco de metal y un 'mocaor de pit' de batista y cadeneta oro de Mercedes Romero.

La peineta llevaba la firma de Flor d'Aigua, al igual que los pendientes de barquillo. Y lució una medalla de la Virgen de plata y esmeraldas de dicha firma. Sus compañeras combinaron un guardapiés granate con un justillo verde.

Por la noche llegó el turno de las comisiones adultas y de Rocío Gil y su corte. Rocío confió su indumentaria a Paco Polit, de En Hilos de Seda, con el que bailará esta noche. Rocío llevaba un espolín 'San Juan' de fondo rojo de Garín para el jubón. El guardapiés era de tafetán verde y una randa en oro. El delantal era de damasco de seda con pasamanería. El aderezo estaba compuesto por barquillos con piedra verde. En el pelo lució una reproducción de espada, cañón y rascamoño y una peineta cincelada con una granada en baños de oro y plata. Como complemento llevaba un corazón con un bordado de la Virgen.

Fotos

Vídeos