El Obispo Amigó, al servicio de los jóvenes marginados

Ó. C.

Tal día como hoy, pero de 1934, murió en Godella Luis Amigó Ferrer. Bautizado como José María, se hizo fraile capuchino a los 19 años, momento en que tomó el nombre de Fray Luis de Massamagrell, población esta donde había nacido. Cinco años más tarde alcanzó el sacerdocio. Destacó por su predisposición para servir a los más jóvenes, especialmente a los marginados. Fundó dos congregaciones, la de las Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia y la de los Hermanos Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores. Obispo de Solsona y luego de Segorbe, su fidelidad al pensamiento de San Francisco de Asís le granjeó su fama como venerable, sancionada por el papa Juan Pablo II en 1992.

Fotos

Vídeos